Abrirán primera fábrica de EU en Cuba después de medio siglo

Abrirán primera fábrica de EU en Cuba después de medio siglo

El gobierno del presidente Barack Obama aprobó la apertura de la primera fábrica estadounidense en Cuba en más de medio siglo. El ordenamiento autoriza a una empresa de Alabama la construcción de una planta que ensamblará hasta mil tractores pequeños al año para su venta a los agricultores independientes en Cuba.

La compañía podrá fabricar legalmente tractores y otro equipo pesado en una zona económica especial habilitada por el Gobierno cubano para atraer inversión extranjera, informó la semana pasada el Departamento del Tesoro a los socios de la compañía, Horace Clemmons y Saul Berenthal.

Entusiasmo en Cuba

Las autoridades cubanas ya han respaldado el proyecto de forma pública y entusiasta. Los socios esperan tener en marcha la producción de tractores en Cuba para el primer trimestre de 2017.

“Todo el mundo quiere ir a Cuba a vender algo, pero nosotros no intentamos hacer eso. Estudiamos el problema y cómo ayudar a Cuba a resolver los problemas que ellos consideran que son los más importantes de resolver”, dijo Clemmons. 

Primera planta estadounidense desde 1959

La fábrica, con un valor de entre cinco y 10 millones de dólares, sería la primera inversión corporativa significativa de una empresa de Estados Unidos en territorio cubano desde que Fidel Castro asumió el poder en 1959 y nacionalizó miles de millones de dólares de propiedad privada y corporativa estadounidense.

Esa confiscación provocó un embargo estadounidense sobre Cuba que prohibió prácticamente todas las formas de comercio y que multó a aquellas firmas no estadounidenses con millones de dólares si hacían negocios con la isla.

Resultados tras fin de embargo a Cuba 

El permitir que una empresa estadounidense de tractores operara en instalaciones del gobierno cubano habría sido inimaginable antes de que los presidentes Barack Obama y Raúl Castro declararan el 17 de diciembre de 2014 que restaurarían las relaciones diplomáticas y que actuarían para normalizar el comercio, los viajes y otros aspectos de unos lazos bilaterales que estuvieron rotos durante décadas.

Desde entonces, Obama ha introducido varias excepciones en el embargo a través de acciones ejecutivas, cláusulas que según señala ahora Washington, permiten la manufactura estadounidense en el puerto de Mariel y una zona económica especial situada unos 50 kilómetros (unas 30 millas) al oeste de La Habana.

Una excepción permite a las empresas estadounidenses exportar productos que beneficien a agricultores particulares o de cooperativas en Cuba. Berenthal y Clemmons dijeron que sólo venderían al sector privado.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo