Chicles cambiarían de imagen para evitar daños ecológicos y en salud

Cada chicle que se encuentra en la vía pública alberga hasta 10 mil bacterias y hongos recogidos del medio ambiente en que se encuentra

Por Valentina González

Los fabricantes de goma de mascar tendrían que incluir una leyenda en el empaque  que incentive a los consumidores a utilizar la envoltura para desechar el producto y de esta forma no sea arrojado a la vía pública.

Laura Esquivel, diputada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) busca un punto de acuerdo para exhortar a la Secretaría de Salud, a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Narturales (Semarnat) y a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para promover ante fabricantes de chicles la inserción de una leyenda en la envoltura a fin de generar campañas para evitar que sean desechados en la vía pública.

Cada chicle que se encuentra en la vía pública alberga hasta 10 mil bacterias y hongos recogidos del medio ambiente en que se encuentra, según el Departamento de Bioquímica del Centro de Investigación y de Estudios avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

De acuerdo con Esquivel, alrededor del 20% de la superficie del Centro Histórico de la Ciudad de México está cubierta por manchas negras de chicles. Para retirarlos se utilizan equipos especiales, pero es tal la cantidad que el costo económico es muy alto.

En la calle Francisco I. Madero, por ejemplo, se han contabilizado hasta 150 mil chicles sellados al piso. A decir de Esquivel, se han contabilizado hasta 75% por cada metro cuadrado. Al  respecto, señaló que el costo integrado, –maquinaria, consumibles, transporte, personal– que implica el retiro de la goma de mascar puede significar hasta 2 pesos por cada uno.

Por esta razón se propone llevar a cabo campañas publicitarias alusivas a la concientización para evitar los riesgos sanitarios y ambientales que representan arrojar el producto al piso.

En México el consumo per cápita de goma de mascar es de medio kilogramo al año, lo cual coloca al país en el segundo lugar en el consumo de chicle, sólo después de Estados Unidos, según datos de Mondelez Internacional. Este producto representa una tercera parte de las ventas de confitería en el país.

Loading...
Revisa el siguiente artículo