Pociones para el amor del Mercado Sonora que son realmente tenebrosas

Por VICE

“Si quieres enamorarte profundamente busca canela, pero de la más picosa, de la que cuesta como 500 pesos el kilo en La Merced”, me dice la autollamada bruja Lukcero Aghakán. “La árabe es la mejorcita, como el hachís, que el mejor es el de la India. Así se bañaban nuestros ancestros: con hongo, peyote y mota, para recorrer de norte a sur. Ésas son las plantas que curan, aunque también pueden llegar a matarte”.

Estoy en el Mercado Sonora, uno de los más importantes y antiguos de México, famoso por ofrecer curaciones alternativas para el cuerpo y el alma en sus pletóricos pasillos: el de plantas medicinales y el de “la magia”, ambos bien diferenciados.

Entrar al mercado en estas fechas ha sido todo un revuelo. Había globos en forma de corazón por doquier, golpeando mi cara mientras caminaba; vendedores de dulces que iban tirando chocolates a su paso; osos de peluche colgando inquietantemente de los techos en los puestos —creo sinceramente que deberían venderse el 31 de octubre y no el 14 de febrero—; rosas, y todo tipo de obsequios cursis que enamorarían a cualquier quinceañera.

Pasando la ola del amor conseguí llegar a la sección de la magia, y siguiendo el consejo de los locatarios encontré el puesto de Lukcero, la dama que, según un letrero promocional que cuelga en su local, “domina los secretos de la ciencia oscura”.

Ya había clientes esperándola. Le dije que no quería una consulta, sino una receta para el amor, no tardaríamos mucho. Me dio la bienvenida con música cubana y con mucha calma despejó su espacio para que pudiera apreciar todos los amuletos que la acompañan en su día a día.

Lukcero es sufí, es decir que practica el llamado sufismo, una especie de esoterismo inspirado en la espiritualidad islámica pero desvinculado del islam. “Esta misma receta se la doy a todos mis ahijados (así llama ella a sus clientes), cualquier la puede hacer en su casa”, me cuenta mientras anota en una libreta todos los ingredientes que necesito para hacer una “pócima de amor para hacer que alguien se enamore de mí”.

La lista está llena de especias como la nuez moscada y la canela, y de hierbas, algunas que no esperaba, como las verdolagas, el epazote morado y dos tipos de perejil —uno representa a la hembra y otro al macho, según Lukcero, y necesito ambos para crear un equilibrio perfecto—. “La verdad es que no siempre se necesita esta receta”, continúa contándome la bruja. “La magia está en lo que comes, en la leche, en un chocolate… La magia es una energía que emanamos por acá atrás —la mujer se señana el trasero—. La brujería te entra por todos los hoyos, y el primerito es el de atrás”. No entendí por qué y honestamente no me animé a preguntar, ella es intimidante, Ahora me arrepiento.

Lee la nota completa en MUNCHIES DE VICE 

Loading...
Revisa el siguiente artículo