Cómo te afecta recorte al gasto y alza a tasas de interés

Por Mario Mendoza Rojas

Un aumento en los interés que pagan los mexicanos pal contratar créditos, un alza de precios en productos básicos, una tasa menor crecimiento económico, menos inversiones  y una reducción en las oportunidades de empleo serían las consecuencias del recorte de 132 mil 300 millones de pesos al gasto público y los cambios en la política monetaria del país anunciados –este miércoles– por el Gobierno federal.

El gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens indicó que el aumento en la Tasa de Interés Interbancaria a un día, de 3.25% a 3.75% la suspensión “inmediata” –a partir de este miércoles– de la subasta de dólares que se venía aplicando como mecanismo para contener el alza del dólar tienen como objetivo que el precio del billete verde esté determinado por la estabilidad económica del país y la solidez de los fundamentales macroeconómicos y las finanzas públicas.

A su vez, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray explicó que el recorte de más de 132 mil millones de pesos al gasto público de este año tiene como objetivo mantener la estabilidad y la solidez de las finanzas públicas, así como evitar que el Gobierno federal se endeude más ante la caída de los ingresos petroleros y la volatilidad financiera global.  

Alza de precios, menos empleos y más intereses

Sin embargo, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), José Luis de la Cruz, explico que el alza en la Tasa de Interés Interbancaria y las medidas “restrictivas” en la gasto público anunciadas por Hacienda y el Banco de México provocarán cinco daños directos para la población: 

1. Un aumento en las tasas de interés que pagan los mexicanos. Indicó que el incremento a 3.75% en la tasas que anunció el Banxico conllevan un encarecimiento en los réditos o costos que paga la población por usar tarjetas de crédito o contratar algún financiamiento hipotecario, automotriz o crédito personal, cuyo monto dependerá de la oferta y la competencia entre los bancos. Aunque los créditos vigentes, firmados con anterioridad, establecidos a tasa fija no sufren cambios.

2. Un alza de precios en los productos básicos para abril o mayo. Apuntó que el alza en la Tasa Interbancaria también implica el reconocimiento el precio del dólar ya incidió en el nivel de precios de productos y servicios. Recordó que el valor de las mercancías durables –como las medicinas, autos, muebles, cómputo y electrodomésticos, cuyos precios están ligados a las importaciones de sus componentes– aumentaron 3.09% durante enero, mientras que los precios al productor reportan avances de 10.68%, 11.52% y hasta 15.8% para las compañías dedicadas a fabricar equipos de transporte, maquinaria, cómputo, accesorios eléctricos y textiles, lo cual anticipa que el sector privado se verá obligado a subir sus precios. “Todo esto abre el riesgo de un aumento en otros productos, incluidos algunos de la canasta básica como los granos, tortilla, alimentos importados y perecederos (frutas y verduras) que están sujetos las condiciones climatológicas”.

3. Una baja de 0.50% en la tasa del Producto Interno Bruto (PIB), indicador con que se mide el crecimiento de la economía nacional. Ello implicaría que la meta de desarrollo establecida por la Secretaría de Hacienda en un rango de 2.6 a 3.6%, se reduzca a un intervalo de 2.1 a 3.1%. Aunque se toman las previsores hechas por los analistas, dicha caída supondría que el país no avanzaría más de 2% del PIB al cierre de este año.  

4. Afectaciones a la inversión de las empresas. El especialista anticipó una restricción al gasto público, combinada con un menor crecimiento económico, implica que el Gobierno federal reduciría las compras que realiza habitualmente a las empresas que proveen de insumos, materiales, equipos y servicios a las dependencias públicas. Ello se traduce en menos inversiones, por la caída de sus ventas y el aumento de sus inventarios.

5. Una reducción en las oportunidades de empleos. Al sumar el impacto que se espera en el PIB nacional y las afectaciones a la inversión privada, se puede inferir que habría una disminución significativa en el número de nuevas plazas previstas para este año, que alcanzaría una baja hasta 60 mil puestos. De tal suerte que la meta de crear entre 500 y 600 mil empleos –prevista por los analistas– caería aun rango de 440 mil a 540 mil.

También puedes leer:

Banxico sube tasa de interés a 3.75%

Hacienda recorta 132 mil 300 mdp al gasto público de 2016

Dólar “se desinfla”; la divisa baja hasta 18.58 pesos

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo