La ayuda extraordinaria a Moreira que no se le dio a otros mexicanos

Aunque todos los ciudadanos tienen derecho al apoyo consular si son detenidos en el extranjero, recapitulamos los casos emblemáticos en los que el gobierno intervino.

Por Alexandro Hernández

Este lunes el diario español El País publicó una investigación en la que evidencia toda una supuesta “maquinaria diplomática y legal” en su embajada de España para sacar de la cárcel al ex gobernador de Coahuila, Humberto Moreira, y que parece excesiva en comparación de otros casos de mexicanos detenidos en el extranjero.

Pese a que todos los connacionales que enfrenten problemas legales en otro país tienen derecho de asistencia consular, el hecho de que en el caso Moreira hubiera intervención directa de la procuradora, Arely Gómez, con su homóloga española, Consuelo Madrigal, generó fuertes críticas.

Un portavoz de la Fiscalía General española informó que la titular de esta dependencia respondió que el caso estaba bajo secreto y la posición de la fiscalía era pedir prisión contra el coahuilense.

El 15 de enero pasado, el también expresidente del PRI fue detenido por los delitos de blanqueo de capitales, malversación de caudales públicos, cohecho y organización criminal, sin embargo, una semana después fue liberado y regresó a México.

El mismo día de la detención, personal diplomático en Madrid recibió órdenes de atender el caso: unos, para conseguir abogados de renombre; otros, para apoyar a la esposa de Humberto, Vanessa Guerrero, y sus hijas, quienes se hospedaron en el hotel Vincci Soho, en la calle del Padro, a 100 metros de la Embajada mexicana, usado generalmente para alojar a autoridades mexicanas.

Según la justicia española, al político mexicano no se le pudo adjudicar responsabilidad en los delitos de los que se le acusaba a través de las escuchas telefónicas que se realizaron.

Una semana Moreira, cinco años la Trevi

Mientras la supuesta movilización extraordinaria a favor de Moreira lo habría dejado en libertad en un tiempo récord, otros casos de mexicanos no fueron tan afortunados en cuanto a asistencia consular se refiera.

Hace más de 11 años la cantante Gloria Trevi salía de una cárcel de Brasil después de cinco de haber estado presa acusada de trata de menores y el secuestro de Karina Yapor.

Si bien la asistencia consular es un derecho de todos los mexicanos, en el caso de la cantante, quien se encontraba prófuga de la justicia junto a su representante Sergio Andrade, la justicia mexicana tardó cinco años en lograr su extradición.

El “niño héroe” del Nobel

En el caso de Adán Cortés Salas, el universitario mexicano que interrumpió la ceremonia de entrega del Nobel de la Paz en Oslo mientras recibía el premio Malala Yousafzai, fue la justicia noruega la que determinó después de unos días rechazar su solicitud de asilo político y expulsarlo del país.

El joven permaneció un fin de semana retenido en el centro para extranjeros de Trandum, al norte de Oslo, pendiente de que se concretase su expulsión y de la resolución de un proceso judicial, por el supuesto riesgo de fuga y por violar las leyes de inmigración.

De “niño héroe” en los premios Nobel a dueño de antro clandestino

Una vez que la Policía cerró el caso en su vía penal con una multa de 20 mil 300 pesos por alteración del orden y por entrar de forma ilegal en el Ayuntamiento de Oslo.

Cortés Salas burló la seguridad y se coló en el consistorio de la capital noruega con una cámara a pesar de que ni tenía invitación para acceder al recinto ni estaba acreditado como periodista.

Piden liberación de acosadores panistas en Brasil

Cuatro mexicanos detenidos durante el mundial de Brasil en 2014 por acoso a la esposa de un brasileño, a quien después golpearon, pudieron salir del país en pocos meses, en parte por la ayuda de autoridades mexicanas.

Tanto Sergio Eguren Cornejo y Rafael Medina Pederzini fueron diputados panistas en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) hasta 2012, formaban parte del Consejo Directivo del PAN en el DF y eran funcionarios de la Delegación Benito Juárez al momento de la detención.

Beatriz Paredes, embajadora de México en Brasil, solicitó la liberación de ambos y otros dos mexicanos.

Entonces, Paredes indicó que eran compatriotas respetables que merecían protección consular, pues señaló que fueron detenidos en una gresca en la que participaron varias personas, por lo que hay motivos para suponer su inocencia.

Finalmente la justicia brasileña determinó cambiar las sentencias por multas que una vez pagadas permitieron la liberación y regreso al país de los cuatro connacionales.

Última opción: indulto de un sultán

Aunque los tres hermanos mexicanos Luis Alfonso, Simón y José Regino González Villarreal recibieron ayuda consular en la sentencia de muerte a la que se les condenó en Malasia por narcotráfico, las autoridades mexicanas indicaron desde abril de 2015 que la última opción para evitar la pena capital sería a través del indulto del sultán, proceso que podría durar varios años.

Los hermanos fueron detenidos el 4 de marzo de 2008 en una redada realizada por la policía Malasia en la ciudad de Johor, junto a un ciudadano malasio y otro singapurés.

En la operación policial los agentes de la brigada antinarcóticos incautaron unos 29 kilos de metanfetamina, un cargamento valorado en 15 millones de dólares.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo