“Arman” el Altiplano con cañones de ruido para evitar fuga del Chapo

Los equipos emiten ondas sonoras de hasta 153 decibeles, las cuales tienen un alcance de hasta tres kilómetros de distancia para ahuyentar a cualquiera, ya que pueden provocar ruptura de tímpano

Por Publimetro

En el penal del Altiplano se han implementado cambios, tanto al interior como al exterior, a raíz de la fuga del líder del cártel de Sinaloa, Joaquín “el Chapo” Guzmán Loera, el 11 de julio de 2015; así como después de su recaptura, el 8 de enero de 2016.

Una de tales modificaciones es la vigilancia militar en torretas exteriores, en las cuales también hay cañones de ruido que buscan aturdir a cualquiera que permanezca a los alrededores del Centro Federal de Readaptación Social 1, con el objetivo de fraguar un nuevo escape del narcotraficante, según reveló Carlos Loret de Mola en su columna “Historias de repórtero”.

Se les denomina dispositivos acústicos de largo alcance, con una potencia sonora de hasta 153 decibeles, superior al sonido de un avión comercial a 50 metros de altura. Son circulares, tienen un alcance de hasta tres kilómetros de distancia y fueron diseñados en Estados Unidos tras el ataque en 2000 al destructor USS Cole en Yemen por parte de una célula de Al- Qaeda, que provocó la muerte de 17 infantes de Marina, refirió el periodista.

Pueden provocar ruptura de tímpano, vértigo o pérdida de la capacidad auditiva de forma permanente, dependiendo del tiempo de exposición.

El Instituto Nacional para la Seguridad y la Salud en el Trabajo afirma que nadie debe exponerse durante nueve segundos o más tiempo a un sonido de 120 decibeles.

En manifestaciones y más
Uno de los primeros fabricantes de los cañones fue la empresa de San Diego California, LRAD Corp., como un producto de uso militar.

En 2009, durante la reunión de jefes de Gobierno del Grupo de los 20 en Pittsburgh, una profesora sufrió daño permanente en un oído al estar expuesta a las ondas del cañón sonoro utilizado para dispersar a  manifestantes, según documentó la agencia AP.

La empresa, que cotiza en bolsa, registró ventas sin precedentes por 26 millones de dólares en el año fiscal 2011, con un incremento de 57% sobre las del año previo. Los clientes militares en el extranjero y el país representan al menos 58% de la comercialización de los aparatos.

Los dispositivos ya habían tenido una aplicación marítima para disuadir a los piratas de asaltar cruceros.

Al tener un largo alcance también sirven como un medio de comunicación. La empresa LRAD informó que en 2005, la Guardia Nacional de Luisiana utilizó los aparatos para comunicarse con las víctimas del huracán Katrina.

La unidad más pequeña, la LRAD 100x, emite un sonido de 137 decibeles a un metro de distancia. Este ruido es mayor al que produce un jet que despega a 100 metros de distancia, pero se ubica debajo del nivel de los 140 decibeles que causa dolor al oído, según la Administración de Seguridad y Salud en el Trabajo.

En 2010, la embajada de México en Canadá compartió una nota de un diario de Toronto en la que advertía que las autoridades de dicho país contaban con cinco cañones de ruido para reprimir protestas, tal como había ocurrido un año antes en Pittsburgh.

También puedes leer:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo