Tres construcciones "devastadoras" en México

Este es un recuento de construcciones polémicas en México, desde el malecón Tajamar hasta un supermercado en Teotihuacán

Por Publimetro

Este es un recuento de construcciones polémicas en México, desde el malecón Tajamar hasta un supermercado en Teotihuacán.

Walmart en Teotihuacán

En el año 2012 se reveló que ejecutivos mexicanos de Walmart pagaron 52 mil dólores como parte de un soborno para cambiar el uso de suelo alrededor de la zona arqueológica de Teotihuacan, con lo que buscaban instalar una tienda de la cadena en el año 2003.

Según el New York Times, Walmart compró entre 2003 y 2004 a órganos de los tres niveles de gobierno terrenos para construir en la zona protegida una sucursal de Bodega Aurrerá.

La investigación del rotativo reveló distintas formas de corrupción empleadas por los ejecutivos de Walmart en México y calificó a la compañía como una entidad innovadora en la búsqueda de formas ilegales para obtener lo que la regulación le impedía.

Tlaltizapán

En junio de 2015 entre 250 y 300 metro cuadrados de vestigios arqueológicos relacionados con la cultura teotihuacana fueron arrasados con maquinaria pesada en Tlaltizapán, Morelos, para permitir la construcción de una carretera federal.

La destrucción de estas ruinas, construidas entre el año 200 y 300 de nuestra era, fuera realizada con autorización del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que argumentó que antes de la destrucción se encargó de recuperar la información arqueológica que existía en el lugar.

El coordinador Nacional de Arqueología, Pedro Francisco Sánchez Nava, dijo en su momento que “sería irresponsable de nuestra parte” conservar los vestigios al aire libre ya que se trataba de estructuras inestables que fueron afectadas hace 10 años por lo que previamente se decidió llevar a cabo trabajos de exploración arqueológica para después permitir a la constructora Aldesa continuar con la obra.

Tajamar

Apenas en febrero de este año el juzgado segundo de distrito con sede en Cancún, Quintana Roo, concedió la suspensión definitiva de las obras de remoción, desmonte y relleno en el malecón Tajamar, hasta que se tenga una sentencia en el juicio de amaparo.

Las obras en este malecón causaron la indignación de la población, que a través de redes sociales expresaba su repudio al ecocidio.

“En el caso se involucran derechos de una colectividad, intimamente vinculadas a su vez con el impacto ambiental, el cual prevalece sobre el interés particular de la persona física o moral que ejecute las obras relacionadas”, especifica el documento.
Detalla que en caso de que dichas obras ya estén concluidas, se ordena suspender el inicio de actividades vinculadas con obras civiles.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo