Los 28 discutirán implicaciones del pacto para expulsar sirios a Turquía

Los ministros europeos del Interior eflexionarán de manera informal sobre cómo se organizarían las repatriaciones

Por EFE

Los ministros europeos del Interior mantendrán mañana una primera discusión sobre las implicaciones prácticas del principio de acuerdo alcanzado con Turquía para devolver al país a todos los inmigrantes irregulares y refugiados, incluidos los sirios, que lleguen a Grecia.

Los Veintiocho dejarán de lado las dudas sobre la legalidad del acuerdo, sobre las que trabajan los servicios jurídicos institucionales, para reflexionar de manera informal sobre cómo se organizarían las repatriaciones durante un almuerzo de trabajo, indicaron hoy fuentes comunitarias.

Entre las cuestiones a estudiar figura, por ejemplo, si se precisa más personal en los centros de identificación y registro de Grecia y si es necesaria la participación de la agencia de Fronteras Frontex y de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO).

Más allá de las discusiones prácticas, se espera que el encuentro sirva para tomar el pulso a los Estados miembros después de la sorpresa del Consejo Europeo del lunes, donde el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, presentó una serie de reclamaciones no pactadas previamente con Bruselas a cambio de contener el flujo migratorio hacia Europa.

Ankara dijo que aceptará la devolución de todos los demandantes de asilo e inmigrantes irregulares llegados desde Turquía a Grecia, siempre que por cada una de esas personas la UE se comprometa a trasladar a un sirio a territorio comunitario.

Además solicita a la Unión elevar de 3.000 a 6.000 millones de euros a partir de 2018 la ayuda a los casi tres millones de refugiados que acoge el país, así como adelantar a junio la liberalización de visados para ciudadanos turcos y agilizar su proceso de adhesión al club comunitario.

La propuesta, que salió a la luz después de que Davutoglu mantuviese el domingo un encuentro con la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro de Holanda, Mark Rutte, resultó tan repentina para algunas delegaciones y para el propio presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que solo pudo lograrse un principio de acuerdo.

La intención es adoptar una decisión final en el Consejo Europeo de la próxima semana.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, y Davutoglu se reunieron ayer en la ciudad turca de Esmirna para formalizar el trato de readmisión, una cuestión sobre el ministro heleno de Política Migratoria, Ioannis Mouzalas, tiene previsto informar mañana a sus homólogos.

Fuentes comunitarias descartaron que los ministros vayan a plantearse alternativas a la propuesta de acuerdo con Turquía, que ya cuenta con el apoyo de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, y recordaron que quedan ocho días para buscar avances en los seis elementos del plan esbozado el lunes, en los que Tusk trabajará con los Estados miembros y Turquía.

“Es el presidente del Consejo Europeo el que tiene el mandato”, recordaron, al tiempo que apuntaron a que la presidencia holandesa de turno del Consejo de la UE no busca un papel en este proceso más allá de ofrecer asistencia a Tusk.

Esas mismas fuentes aclararon que la idea no es que haya una “devolución en masa” de refugiados e inmigrantes, sino que el nuevo planteamiento sirva para evitar que las personas que huyen de áreas en conflicto como Siria emprendan el viaje hacia la UE.

“Creo que es justo asumir que el flujo de inmigración irregular se va a ‘secar’. ¿Por qué pagaría uno mil euros si todo lo que sabes es que vas a correr un riesgo enorme para luego ser devuelto y perder tu posibilidad de llegar a Europa”, argumentaron las fuentes.

Asimismo, precisaron que las personas que todavía se encuentran bloqueadas en Grecia pertenecen a dos grupos: los inmigrantes irregulares que deben ser repatriados y los demandantes de asilo que entran dentro del proceso de reubicación comunitario.

Sobre el cierre de la ruta de los Balcanes occidentales y la posibilidad de que los flujos migratorios avancen por otros países como Albania, sobre todo después de las medidas reforzadas adoptadas hoy por Eslovenia, Croacia y Serbia, dijeron que eso no es un motivo para no actuar sobre la vía de entrada principal.

El comisario europeo de Migración e Interior, Dimitris Avramópulos, afirmó hoy que los países de la región “están preparados” ante esta posibilidad, pero recalcó que “por el momento no es el caso”.

Los ministros también revisarán el estado de las negociaciones para crear un cuerpo europeo de guardia fronteriza, después de que en las últimas discusiones técnicas en el Consejo se haya avanzado hacia un modelo que rebaja el poder que se reservaba a la Comisión Europea en la propuesta original.

España estará representada en el encuentro por el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz. EFE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo