¿Es momento de pensar en tarifas de congestión en la CDMX?

Se trata de un cargo por el uso del espacio vial cuando la demanda de avenidas supera a la oferta; Londres ya lo aplica para reducir el uso del auto, estimular el transporte pública y mejorar la calidad del aire

Por Israel Zamarrón

En la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) existe un parque vehicular de 5.5 millones de autos y se prevé que aumente a 7.5 millones para 2020 a razón de 250 mil unidades por año, lo cual ha provocado saturación vial.

De acuerdo con la Comisión Ambiental de la Megalópolis (Came), los automotores que circulan en la ZMVM aportan más del 87% de emisiones de óxidos de nitrógeno y 32% de compuestos orgánicos volátiles, ambos precursores de ozono.

La saturación vial ha causado la disminución de las velocidades a las que se circula en la Ciudad de México: mientras en 1990 la velocidad promedio era de 39 kilómetros por hora, en 2015 se redujo a 12 kilómetros por hora y hasta ocho kilómetros en horas pico.

Un estudio de movilidad elaborado el año pasado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) señala que la Ciudad de México tiene el peor congestionamiento vial del mundo sólo por detrás de Estambul, en Turquía.

TAMBIÉN PUEDES LEER

Autos ahogan a la Ciudad de México

Contingencia no es culpa sólo de la CDMX: Mancera

CDMX vive primera contingencia después de 14 años

¿Qué dicen los especialistas?

Por ello algunos especialistas en movilidad y transporte han planteada la necesidad de aplicar la llamada tarifa de congestión, que es un cobro por circular en ciertas zonas de las ciudades para desincentivar el uso indiscriminado del auto y generar ingresos orientados al transporte.

La tarifa de congestión consiste en cobrar por el uso del espacio vial cuando la demanda de avenidas supera a la oferta; esto incentiva a que los automovilistas manejen en horas y zonas donde no hay tráfico. El cobro es más alto cuando mayor es el tráfico y viceversa.

En Londres, Inglaterra, se implementó esta tarifa de congestión en 1993; se trata de un cargo diario por conducir un vehículo en el centro de la ciudad de 7:00 a 18:00 horas de lunes a viernes; la medida se aplicó para reducir el tráfico, estimular a usar el transporte pública y mejorar la calidad del aire.

El coordinador de Transporte Eficiente de El Poder del Consumidor, Daniel Zamudio, dijo a Publimetro que la Ciudad de México lleva un atraso de 20 años en la materia y podría empezar aplicando este “impuesto verde” en el Centro Histórico.

“Es urgente y sería una adecuada zona ya que el 80% de las personas que llegan a hacer compras, turismo o únicamente un paseo, llegan en transporte público, el 20% restante es el automóvil, pero lo usan solamente para cruzar, de paso”, señaló.

Los ingresos generados por este “impuesto verde” tendrían que ser dirigidos a modernizar y dignificar el transporte público, crecer la red de Metrobús a corto plazo e integrarla con el Mexibús del Estado de México y a largo plazo ampliar el Metro hacia municipios mexiquenses.

De su lado el líder de la campaña Megaciudades de Grenpeace México, Gustavo Ampugnani, también coincidió en que la aplicación de tarifas de congestión en la capital contribuirían a desincentivar el uso del automóvil y abatir la congestión vial, lo que se traduciría en reducir las emisiones contaminantes.

De acuerdo con el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP), las tarifas de congestión “pueden proporcionar fuentes de ingresos para las ciudades y las instituciones encargadas de transporte, mismas que deben de ser usadas para retribuir a la sociedad, mediante inversiones en el mejoramiento del espacio público o la movilidad”.

En el estudio Gestión de la movilidad para México, de noviembre de 2012, el ITDP plantea entre las estrategias para enfrentar el uso indiscriminado del automóvil el cargo por congestión, con lo cual se podría mejorar la movilidad, acompañado de un reforzamiento del transporte público.

En ese sentido, el ITDP advierte que “la construcción de más vías es una solución insostenible para la congestión, pues induce más tráfico y deteriora la calidad de vida en las ciudades. Por ello, hay ciudades que están demoliendo sus autopistas urbanas para mejorar la movilidad y el espacio público”.

La semana pasada, en el foro Colapso vial: el futuro de la movilidad en la ZMVM, Roberto Remes – -quien entonces todavía no era el coordinador de la Autoridad del Espacio Público- también habló de las cargos por congestión de incluso de tarifas especiales para autos foráneos.

Loading...
Revisa el siguiente artículo