Deceso de niño ciclista exhibe la primera causa de muerte de menores

Conducir a exceso de velocidad es la primera razón por la cual ocurren accidentes de tránsito

Por Israel Zamarrón

La muerte de un niño de 10 años que iba a bordo de una bicicleta y fue arrollado por un microbús en el cruce de Emilio Chavarría y 5 de mayo, en la colonia Santa María Aztahuacán, en Iztapalapa, exhibe una realidad alarmante: los hechos de tránsito son la primera causa de muerte de menores.

Los hechos ocurrieron ayer al mediodía cuando el conductor del microbús de placas 0370289, perteneciente a la Ruta 37, que al parecer iba a exceso de velocidad, atropelló al menor quien murió al instante.

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) citados por la Secretaría de Movilidad (Semovi) del Gobierno de la Ciudad de México indican que México es el séptimo país con hechos de tránsito a nivel mundial.

Esto hace que en el país los hechos de tránsito sean la primera causa de muerte en la población de entre 5 y 30 años de edad; un dato muestra el alcance de esta realidad: 800 mil personas en México viven con una discapacidad permanente causa por accidentes viales.

TE RECOMENDAMOS

VIDEO: Lanzan campaña de respeto al peatón en la CDMX

De acuerdo con la Semovi, “anualmente en la Ciudad de México se registran mil 91 muertes por hechos de tránsito” y estos son causados principalmente por el exceso de velocidad, el consumo de alcohol, no respetar los semáforos y usar distractores al conducir.

A nivel nacional, los hechos de tránsito “son la primera causa de muerte en niños de entre cinco y nueve años de edad y la segunda en adolescentes (10 a 19 años de edad) y adultos jóvenes (20 a 29 años) por debajo de los homicidios, según el Informe sobre la situación de la seguridad vial 2014 del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Conapra).

Dicho documento alerta que las lesiones causadas por el tránsito “han aumentado considerablamente, esto se debe principalmente al aumento en el número de vehículos circulando entre las carreteras y vialidades urbanas y al hecho de que este aumento no se ha acompañado de inversión integral (infraestructura, gestión) ni de la implementación de estrategias para la prevención y atención de lesiones causadas por el tránsito”.

En ese sentido, la Ciudad de México avanzó hacia la Visión Cero accidentes con la reducción de velocidades en la capital y con un Reglamento de Tránsito orientado a proteger al peatón, ciclistas y motociclistas, que son los usuarios más vulnerables de la vía.

Recientemente la Semovi lanzó una campaña para crear conciencia vial: Yo me fijo, yo respeto, a través de la cual busca reforzar ocho conductas en automovilistas y motociclistas que ayudan a reducir el número de accidentes.

En esa ocasión, la subsecretaria de Planeación de la Semovi, Laura Ballesteros, explicó que si una persona es atropellada por un auto que circula a más de 50 kilómetros por hora, la posibilidad de sobrevivir es del 12%; en tanto, a menos de 50 kilómetros por hora las posibilidades de sobrevivir al siniestro se aumentan hasta el 98%”.

La Visión Cero surgió en Suecia en 1997 como un como un concepto de seguridad vial con el objetivo de frenar la pérdida de vidas humanas por hechos de tránsito.

Este concepto se basa en cuatro elementos: ético, la vida y la salud humana son supremas; responsabilidad compartida, el Estado como proveedor de infraestructura vial y el ciudadano como usuario de la vialidad son corresponsables de la procuración de la vida humana en las calles.

El tercer elemento es la filosofía de seguridad: los seres humanos cometen errores y el cuerpo humano es vulnerable y el cuarto es la creación de mecanismos para el cambio que consiste en desarrollar e implementar acciones de reducción de riesgos.

El informe de la Conapra advierte que de seguir la tendencia de hechos de tránsito y mortandad, “las lesiones mortales por incidentes viales podrían llegar a ser la quinta causa de muerte a nivel mundial en los próximos años”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo