Propaganda política: Desde un lápiz labial hasta papel para las tortillas

Cuando se trata de promover su nombre los políticos no miden hasta dónde llegar

Por Cecilia Arce

La jefatura del Gobierno de la Ciudad de México pintó de color rosa y blanco los principales templetes donde se escenificará la Pasión de Cristo en Iztapalapa, promocionando a la administración de Miguel Ángel Mancera.

Escenarios importantes como el Concilio y el de Palacio Pilatos ahora tendrán los colores del Gobierno capitalino. Sin embargo, esta práctica para promocionar administraciones o políticos no es nueva.

Durante la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Verde Ecologista de México (PVEM) repartieron muñecos del entonces candidato, al estilo “Ken”: traía un copete y una chamarra con el logotipo del PRI.

Durante los eventos de la candidata del PAN a la Presidencia, Josefina Vázquez Mota, se regalaron maquillajes y productos de belleza que llevaban su eslogan y nombre.

En la campaña 2012 para la jefatura delegacional y a la diputación local de Iztacalco, Carlos Estrada y Elizabeth Mateos, de manera respectiva, envolvieron tortillas con propaganda electoral. ¡Ni comer tranquilos dejaron a los votantes! Hasta en la tortillas los aturdieron con propaganda política.

A lo largo de la campaña de Ernesto Zedillo se regalaron varios souvenirs invitando a los civiles a votar, pero el que más llamó la atención, incluso ha sido expuesto en museos, es el refresco envasado en un recipiente de vidrio que tenía el rostro del expresidente.  

TE RECOMENDAMOS

¿Cómo afectan los actos de violencia a la campaña de Donald Trump?

Seis partidos políticos tienen deudas con bancos por mil 100 mdp

Loading...
Revisa el siguiente artículo