Paulette, 6 años del crimen mexiquense sin resolver

Los resultados de las investigaciones por parte de la Procuraduría estatal determinaron que la menor murió por asfixia, sin embargo, no hubo responsables y la única sospechosa fue su madre, Lisset Farah

Por Alexandro Hernández

Este 30 de marzo se cumplen seis años de que el hallazgo del cuerpo de la pequeña Paulette Gebara Farah, de cuatro años de edad, estremeció al país entero y que hasta el momento sigue sin resolver si hubo algún esponsable, aunque la última versión oficial es que murió por accidente.

El caso fue seguido por la opinión pública desde su desaparición entre la noche del domingo 21 y la mañana del lunes 22 de marzo en Hacienda de las Palmas, Huixquilucan, sin embargo, tomó un giró oscuro cuando el perito Jorge Rojas González durante una reconstrucción de hechos en la habitación de la niña encontró su cuerpo entre la estructura de la cama y el colchón.

Los primero reportes determinaron que la menor falleció por asfixia mecánica por obstrucción de fosas nasales y compresión toraxico-abdominal y aunque el entonces procurador estatal, Alberto Bazbaz, reconoció “que alguien la llevó ahí, aunque falta la mecánica de los hechos”, seis años después sigue sin esclareserse el delito.

La única indiciada fue la mamá de Paulette, Lisset Farah, quien estaba a punto de separarse de su esposo Mauricio Gebara antes de la desaparición, hombre señalado de tener relaciones empresariales y políticas con el entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto.

Pese a que la frialdad inicial de la mujer, dieron indicio de que siempre supo dónde estaba la menor, en 2011 demandó al ahora presidente por presuntamente intentar dañar su imagen con la línea de las investigaciones y que excluían completamente a Gebara.

Las inconsistencias

Especialistas  en criminología no descartaron la idea de que el cuerpo haya sido “sembrado” y consideraron que en la investigación se cometieron muchos errores.

En primer lugar el cuarto de la menor se debió preservar como escena del crimen a las 48 horas cuando la casa quedó resguardada hasta cinco días después.

De acuerdo con estudios físicos la niña murió boca abajo, esto basados en la sangre acumulada en la parte frontal de su cuerpo, por lo que no pudo haber quedado atorada en la posición que fue hallada. 

Esta versión derrumba la versión de la PGJEM porque, si la niña estaba boca abajo, era imposible que se quedara atorada.

La Procuraduría General de Justicia informó que se hallaron fibras en el cuerpo y la ropa de Paulette con los que se podría determinar tanto el momento de la muerte como su fue asesinada en el lugar o fue “sembrada”, sin embargo, eso nunca se reveló.

La línea de investigación que incluía a un instructor de gimnasio involucrado sentimentalmente con Farah, madre de la niña, no dio resultados.

PGJEM desechó titular y versiones

En mayo de 2010, sólo un par de meses después del hallazgo, el procurador Alberto Bazbaz renunció a su cargo en medio de una ola de fuertes críticas por la falta de avances en las investigaciones. 

Dos años después, cuando Farah interpuso la demanda contra Peña Nieto, el abogado de la madre denunció en entrevista con Reporte Indigo, que la dependencia se negó a abrir por completo el expediente del caso y en él sólo se tomaron en cuenta aquellos dictámenes y peritajes que apoyaban la teoría de accidente.

Y aunque el caso fue por mucho tiempo tema de discusiciones casuales en cada hogar mexicano y detonó un movimiento de apoyo y solidaridad en redes sociales sin precedente, seis años después sigue sin convencer la versión oficial y la falta de justicia. 

Loading...
Revisa el siguiente artículo