Trabajadoras domésticas, en el olvido para el Senado

A cinco años de firmar el convenio que garantiza mejores condiciones laborales el Senado no lo ha ratificado, a pesar que fueron trabajadoras del hogar mexicanas quienes impulsaron la iniciativa en Viena.

Por Valentina González

Han pasado cinco años desde que México firmó el convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que establece los derechos básicos de las trabajadoras del hogar, sin embargo aún no ha sido ratificado por el Senado para su implementación.

A decir de Martha Tagle, senadora independiente, la ratificación sigue pendiente en el Senado, ya que todo convenio internacional debe ser reafirmado por el Legislativo, algo que no implica mayor papeleo.  La razón del atraso, asegura Tagle, es el impacto económico que conlleva. 

“Es un tema que sigue atorado porque al Estado le preocupa el tema económico de lo que implica la ratificación: prestaciones económicas y esquemas de seguridad social. La implicación económica es el pretexto del gobierno para que no avance”, señaló Tagle.

El convenio 189 en México está pendiente a pesar de que fueron trabajadoras del hogar mexicanas quienes viajaron a Viena para promover el convenio en 2011. En 22 países a quienes  se convenció de firmar el convenio ya se ratificó.

Más de 2 millones afectadas

En México existen alrededor de dos millones 466 mil 615 empleados domésticos de los cuales 95% son mujeres, señaló María Isidra Llanos, secretaria del Trabajo y Previsión Social del Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del hogar.

Siete de cada 10 trabajadoras del hogar ganan hasta dos salarios mínimos mensualmente, lo que equivale a unos 4 mil 400 pesos, y sólo 20% obtiene hasta cinco salarios al mes, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Este miércoles 30 de marzo se conmemora el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar. Al respecto, Tagle aseguró que es un buen momento para exigir avance en el reconocimiento del convenio donde se establece:  contratación por escrito de las personas que trabajan en el hogar, establecimiento de horas del trabajo, contrato, prestaciones, horarios de vacaciones, así como seguro social.

De acuerdo con información del Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar, los trabajadores domésticos representan alrededor de 5% de los 49.8 millones de personas que conforman la población ocupada en México, y es uno de los sectores que menores beneficios sociales tiene.

Menos de 1% de los trabajadores cuentan con un contrato de trabajo por escrito que define la duración de su jornada de trabajo ni se les garantiza acceso a prestaciones básicas – que incluso son reconocidas legalmente– como el aguinaldo y las vacaciones, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI.

A decir de este organismo, cerca del 76% de los empleados domésticos carecían en 2012 de acceso a servicios de salud, prestaciones laborales de pensión y vivienda.

“Lo que pedimos es el seguro social, todavía no es un derecho para las trabajadoras del hogar. Vacaciones y días feriados pagadas, pues nos dan descanso, pero no están pagados”, agregó María Isidra.

Te puede interesar: Labor doméstica, casi la esclavitud

Trabajo precario

Según estimaciones del INEGI, las trabajadoras del hogar ganan en promedio 21 pesos por hora. Pero en estados como Oaxaca y Chiapas, los salarios son todavía menores, pues se estima que perciben 10 pesos por hora.

A decir de Ivonne Acuña, académica del departamento de Ciencias sociales de la Universidad Iberoamericana, el principal obstáculo en la lucha por los derechos de las trabajadoras del hogar es cultural, pues tiene que ver con la discriminación hacia las mujeres, particularmente con las mujeres de este sector.

“Culturalmemte se ha asumido que como este trabajo es una extensión de las actividades domésticas, no se le ha dado la misma categoría que a otros trabajos remunerados”, señaló la académica.

Este domingo 4 de abril,  trabajadoras del hogar se reunirán en la Alameda Central de la Ciudad de México para insistir en la ratificación del convenio que promete mejores condiciones laborales para las poco más de 2 millones de personas que se dedican a esta actividad.

Entre los puntos principales del   convenio 189 que regula el trabajo doméstico se establece:

  • Los trabajadores domésticos sean informados sobre sus condiciones de empleo de forma adecuada, verificable y fácilmente comprensible, de preferencia, cuando sea posible, mediante contratos escritos en conformidad con la legislación nacional o con convenios colectivos, que incluyan en particular:

(a) el nombre y los apellidos del empleador y del trabajador y la dirección respectiva;
(b) la dirección del lugar o los lugares de trabajo habituales;
(c) la fecha de inicio del contrato y, cuando éste se suscriba para un período específico, su duración;
(d) el tipo de trabajo por realizar;
(e) la remuneración, el método de cálculo de la misma y la periodicidad de los pagos;
(f) las horas normales de trabajo;
(g) las vacaciones anuales pagadas y los períodos de descanso diarios y semanales;
(h) el suministro de alimentos y alojamiento, cuando proceda;
(i) el período de prueba, cuando proceda;
(j) las condiciones de repatriación, cuando proceda; y
(k) las condiciones relativas a la terminación de la relación de trabajo, inclusive todo plazo de preaviso que han de respetar el trabajador doméstico o el empleador.

  • La libertad de asociación y la libertad sindical y el reconocimiento efectivo del derecho de negociación colectiva;
  • La eliminación de todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio;
  • La abolición efectiva del trabajo infantil; y
  • La eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación.
  •  Si residen en el hogar para el que trabajan, se garanticen  condiciones de vida decentes que respeten su privacidad. Aunque esto debe negociarse.
  • Si residen en el hogar no estén obligados a permanecer en el hogar o a acompañar a miembros del hogar durante los períodos de descanso diarios y semanales o durante las vacaciones anuales
  • Tengan derecho a conservar sus documentos de viaje y de identidad.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo