¿Qué esconden los Panama Papers?

Esta filtración de documentos ha dejado expuestas inversiones que realizaron cientos de políticos, empresarios, deportistas profesionales, en paraísos fiscales

Por Armando Ríos Piter

Sin duda alguna el tema de los Panama Papers ha generado distintas reacciones alrededor del mundo. La protesta social ha sido contundente en muchas regiones, hasta el grado de provocar las renuncias de jefes de Estado, como ocurrió en Islandia y Ucrania. Esto es muestra de la seriedad con la que se desprecia y combate la corrupción en otros países.

Cabe recordar que esta filtración de documentos ha dejado expuestas inversiones que realizaron cientos de políticos, empresarios, deportistas profesionales, en paraísos fiscales; presumiblemente con el objetivo de evadir impuestos o lavar dinero, a través de empresas offshore.

Entre los personajes que aparecen en los más de 11 millones de documentos filtrados, también hay mexicanos. ¿Cómo reaccionamos en México frente a esta situación, en comparación con otras naciones?

En Islandia, el 3% de la población salió a protestar para exigir la cabeza del primer ministro. Si en nuestro país ocurriera lo mismo, tendríamos tres millones y medio de personas en las calles con la exigencia de honestidad, investigación profunda en cada caso y el consecuente castigo a quienes violaron la ley.
Mientras tanto, lo único que ha ocurrido hasta el momento, es que el titular del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Aristóteles Núñez, ha hecho una declaración tibia en el sentido de que se habrá de revisar el asunto.

Por esta razón, en el Senado exigimos que él, junto con el Jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera, Alberto Baz Baz, expliquen a detalle, los mecanismos que llevarán a cabo para investigar a los 33 mexicanos que aparecen en los Panama Papers. Debemos evitar que quede como la simple anécdota que sus declaraciones evidencian: “De los expedientes que el SAT investiga, 4 son empresas y 29 personas físicas”.

Entre los nombres que aparecen en la lista, encontramos a Juan Armando Hinojosa, titular de Grupo Higa. Se sabe que este empresario fue el principal contratista de Enrique Peña Nieto cuando fue gobernador del Edomex; su integridad ha sido públicamente cuestionada, desde el escándalo de la llamada “Casa Blanca”, propiedad de la Primera Dama.

Los citados documentos muestran que tan pronto salió a la luz este asunto, Hinojosa realizó transacciones financieras a empresas offshore por el orden de los 100 millones de dólares. Pareciera que la reacción inmediata fue tratar de ocultar el dinero.

Lo preocupante es que no hay claridad sobre como se investigarán y en su caso, castigarán estos actos. Por eso requerimos una ruta puntual por parte de la autoridad.

Entre las graves deficiencias que tiene nuestro sistema de transparencia esta el secreto fiscal. Hoy el titular del SAT podría decirnos simplemente, “hice las investigaciones sobre esos 33 personajes y no encontré nada”.

Lo anterior, evidencia algo más profundo. Requerimos analizar el secreto fiscal del que se valen unos cuantos empresarios para aprovechar la opacidad y realizar fechorías como las aquí descritas.

La corrupción afecta la vida cotidiana de los ciudadanos y de nuestra comunidad. Jugosos negocios por trámites de uso de suelo, giros mercantiles, o sobreprecios en licitaciones, son tan sólo algunos ejemplos de lo que día con día ocurre, y que tienen una raíz común con los Panamá Papers: recursos malversados, opacidad y desvío en perjuicio de todos los mexicanos.

Es momento de combatir la corrupción. Los Papeles de Panamá abren una puerta para demostrar si la administración de EPN está realmente comprometida a ello. También se requieren cambios legales como el Sistema Nacional Anticorrupción. Sin embargo, la transformación de fondo depende del involucramiento activo de todos los ciudadanos. En eso necesitamos avanzar con mayor celeridad.

“La transformación de fondo depende del involucramiento activo de todos los ciudadanos”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo