La obsesiva historia de la mexicana más buscada por el FBI

Por La Silla Rota

La obsesión por su ex novio la llevó a cometer un homicidio. Brenda Berenice Delgado Reynaga se convirtió en la primera mujer mexicana más buscada del Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés), que desplegó una red de búsqueda por cinco entidades de México y en todo Estados Unidos.

Luego de estar prófuga durante más de medio año, Brenda fue encontrada en un domicilio de Torreón, Coahuila, el pasado viernes 8 de abril e internada en un penal de la Ciudad de México, en espera de ser extraditada.

En Dallas, Texas, el homicidio es castigado con la pena de muerte o con cadena perpetua. Esta es la historia de su crimen:

Fueron dos disparos de una pistola escuadra calibre .40 los que se escucharon en el garaje del complejo habitacional sobre Cedar Springs Road, en Dallas, Texas, la zona residencial de la capital texana.

El asesinato se perpetró poco antes de las 19:45 horas del 2 de septiembre de 2015, la víctima fue la dentista de 35 años, Kendra Hatcher, amante de los niños, el yoga y los viajes; “la mujer cuya sonrisa llenaba cualquier habitación”, como la describió una de sus colegas y ex compañera de la universidad.

El autor material del crimen, Kristopher Love, es un hombre afroamericano de 31 años quien declaró que fue llevado hasta el garaje del departamento de Kendra en una camioneta Jeep Cherokee modelo 1996. Por dicho trabajo le pagaron 500 dólares y le prometieron darle droga.

Quien conducía el automóvil fue identificada como Crystal Cortés, de 21 años y madre de un pequeño de seis. En una primera declaración, la joven dijo desconocer los motivos por los que Love iría hasta esa dirección pues ella, aseguró, sólo obedecía órdenes de Brenda Delgado, la mujer de origen mexicano para quien trabajaba.  

Brenda Berenice Delgado fue la autora intelectual, asegura la policía en Dallas, una mexicana de 33 años a quien sus amigos y familiares describen como una chica obsesionada con Ricardo Paniagua, su ex novio y quien era la actual pareja de Kendra.

Ricardo es un dermatólogo que se graduó de la Universidad de Stanford y realizó su residencia en UT Southwestern Medical Center; actualmente es académico de la Universidad de California, San Francisco.

Un crimen pasional

Luego de escuchar los disparos Crystal Cortés, vio correr a Kristopher hacía la camioneta con dos bolsas en las manos, subió en el asiento trasero, le ordenó encender el auto y conducir nuevamente.

Dijo que el hombre la amenazó con matarla a ella y a su hijo si decía algo, según la declaración jurada que la joven hizo de manera voluntaria. 

“Se bajó del coche y empecé a conducir fuera. Pero me quedé atrapada detrás de otro coche y después del disparo se metió en el asiento trasero y me ordenó volver a conducir. Él tenía un arma … ¿qué se supone que debía hacer? Eso es todo. No sabía que iba a matar a alguien. Yo creía que iba a recoger una licencia de conducir. Yo había estado haciendo mandados para ella (Brenda Delgado) y limpiaba su piso. Yo no la conozco muy bien”, declaró la joven a la policía.

Lee la nota completa en La Silla Rota

TE RECOMDENDAMOS

Bala perdida hiere en la cabeza a bebé de seis meses en Veracruz


LO MÁS VISTO EN VIDEO
Loading...
Revisa el siguiente artículo