Peña Nieto encargó a Carlos Sada que México no sea "punching bag" en EU

El nuevo embajador de México en EU dijo que tiene un plan para defender a México del discurso de Donald Trump

Por La Silla Rota

El nuevo embajador de México en Estados Unidos, Carlos Sada, se alista para la nueva tarea que le encomendó el presidente Enrique Peña Nieto: “México no será utilizado como punching bag de los intereses de nadie” en la unión americana.

Sada se muestra contento porque rompió récord de aceptación por parte del Departamento de Estado, ya que obtuvo el beneplácito de EU en tan sólo ocho días.

En entrevista con El Universal, consideró que se debilita la interlocución de los gobiernos ante la falta de ratificación para que Roberta Jacobson se establezca como embajadora de Estados Unidos en México.

Carlos Sada señaló que tiene una estrategia clara para defender a México del discurso antiinmigrante de Donald Trump, aspirante a la candidatura presidencial del Partido Republicano, sin inmiscuirse en el proceso electoral norteamericano. 

Para el nuevo embajador, lo más importante es multiplicar los mecanismos de protección y empoderamiento de nuestra comunidad en Estados Unidos, se trata –dijo- de “35 millones de mexicanos y mexicano-estadounidenses, y automáticamente la gente piensa que los 35 millones tienen un grado de vulnerabilidad, lo cual no es cierto, porque, de esos, 23 millones son ciudadanos estadounidenses y de los 12 que restan 6 millones son residentes legales, tienen sus papeles en orden, y los otros 6 millones son los que sí tienen mayor grado de vulnerabilidad, pero no podemos olvidar a ninguno”.

También planteó fortalecer a los 49 consulados de México en EU para que ayuden a al menos 3.5 millones de mexicanos con residencia legal a que continúen sus trámites para obtener la ciudadanía, lo que eliminaría por completo el riesgo de deportación si cometieran algún delito, así como acceder a mejores créditos, a mejores universidades y trabajos, entre otros beneficios.

Sada ve una oportunidad de cambio en el discurso antimexicano de Trump, pues señala que es buen momento para ir más allá de las coyunturas y establecer planes a mediano y largo plazos. “Espero que esta coyuntura actual sí sea un despertar en el sentido de que pensemos cómo nos queremos ver reflejados, cómo nos queremos ver ante la sociedad estadounidense”, lanzó.

Destacó que el reto es lograr cambiar la línea de argumentación de Trump, cómo poder posicionar las contribuciones permanentes en los mexicanos.

“Eso tiene que ser a través de campañas de comunicación, de campañas de relaciones públicas y también llegar a los actores importantes. Esto no puede ser sólo una acción de gobierno, tiene que ser una acción concertada con diferentes jugadores tanto en Estados Unidos como en México. Creo que a ningún mexicano le da gusto que lo ofendan, pero ha sido precisamente por no tener una consistencia en ese mensaje”, añadió.

Loading...
Revisa el siguiente artículo