La columna de Ibero 90.9: Mamás en renta, ¿qué es la maternidad subrogada?

Es una nueva forma de concepción donde los ingredientes del bebé siguen siendo los mismos, lo único que cambia es que quien da el óvulo no necesariamente será la persona que tendrá en el útero al bebé

Por @Ibero909FM

Luis y Perla están casados desde hace siete años y su anhelo es ser padres.  A los dos años casados, después de varios intentos y un tratamiento de fertilidad, deciden optar por la adopción. Sin embargo, el proceso de adopción es interminable y después de cuatro años de perseguirla, deciden ser padres a través de alguien más.

Al principio de la historia todo parecía normal, los ingredientes para hacer un bebé estaban: un espermatozoide y un óvulo. Sin embargo, para Luis y Perla, nada jugó a su favor: los tratamientos de fertilización son muy caros y el proceso de adopción es tan largo que parece imposible, pero, cuando hablamos de ser padres a través de alguien más ¿Qué significa? Dicho correctamente, ¿Qué es la maternidad subrogada?

La maternidad subrogada es una nueva forma de concepción donde los ingredientes del bebé siguen siendo los mismos, lo único que cambia es que quien da el óvulo no necesariamente será la persona que tendrá en el útero al bebé. Es decir, es el proceso en el que se establece un acuerdo en el que una pareja que por diversos aspectos no puede tener hijos, y una mujer (gestante) dispuesta a “prestar” su cuerpo para gestar a un bebé con el compromiso de entregarlo al nacer por (mucho) dinero.
El proceso más “común” es cuando la pareja contrata a una agencia o clínica, encargada de “reclutar” la gestante. Para que la mujer pueda embarazarse se utiliza la fecundación in vitro o la inseminación artificial.

Sí, la maternidad subrogada es un contrato donde se renta el cuerpo de una mujer (algunas veces hasta se compran sus óvulos) con el fin de lograr tener un bebé. Y efectivamente, la naturaleza del acto se presta a muchas situaciones de corrupción y abuso, más allá del hecho de que también vaya en contra de ciertos dogmas sociales, como el hecho de que sean muchas las parejas del mismo sexo que terminen acudiendo a este tipo de procedimientos.

Más allá de que ésta situación transgreda creencias sobre la maternidad, la educación de los hijos, dogmas religiosos o inclusive concepciones sociales, considero que el meollo del asunto reside en que la maternidad subrogada es un punto ciego en la ley. La realidad es que la explotación, la violación de derechos humanos y la perpetuidad del sistema donde el más rico decide sobre el más pobre se vuelve tangible en situaciones como la maternidad subrogada.  

El 26 de abril de 2016, con las reformas que el Senado de la República realizó a la Ley General de Salud se pena de 6 hasta 17 años la maternidad subrogada con fines de lucro y se limita su uso únicamente entre mexicanos. Aplaudo las buenas intenciones del pleno, sin embargo, no puedo evitar preguntarme si esta ley no será inútil mientras las condiciones de pobreza, desigualdad y corrupción sigan existiendo en nuestro país.

 

Adán Plata colabora en Ibero 90.9

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo