“El Niño”, responsable de los incendios forestales en México

En el país, actualmente se contabilizan 46 mil 871 hectáreas afectadas, con 3 mil 974 incendios.

Por Valentina González

Las precipitaciones que provoca el fenómeno “El Niño” favorecen el crecimiento de la vegetación que, pocos meses después, se seca y se convierte en material combustible a causa de las altas temperaturas y la sequía, lo cual genera incendios forestales.

“Este fenómeno demuestra que los cambios de temperatura y condiciones atmosféricas extremas no son una buena combinación pues aumentan el riesgo de incendios forestales al haber mucho vegetación seca, calor y viento”, según la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

De acuerdo con la Conafor, en 1998, “El Niño” tuvo gran intensidad y favoreció la frecuencia con la que se registraron incendios forestales. En ese año se combatieron 14 mil 445 siniestros en el territorio nacional, con un saldo de 849 mil 632 hectáreas en bosques y selvas dañadas.

Para este año, según la Conafor, se pronostican condiciones similares a las de 1998. En el país,  actualmente se contabilizan 46 mil 871 hectáreas afectadas, con 3 mil 974 incendios.

Los estados con mayor superficie afectada por siniestros forestales son Oaxaca con mil 755.95 hectáreas dañadas; Hidalgo, mil 012.13; y Guanajuato con 911.34.

“Si comparamos esta temporada con el año pasado, llevamos más incendios que en 2015. Apenas comienza la época de incendios forestales”, señaló Jorge Rescala, director de la Conafor.

A decir de  Rescala, con el fenómeno El Niño, se tienen climas muy inestables o sequías muy prolongadas o lluvias muy fuertes a corto plazo que provocan el crecimiento de hierba, después deshidratación que provoca material orgánico, es decir, combustible para un incendio forestal.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo