Los túneles de Mexicali donde vivían los inmigrantes chinos

Por VICE

La mayoría de los inmigrantes chinos que llegaron a Mexicali alrededor de 1900 viajaron para trabajar en la construcción de las vías del ferrocarril y los canales de irrigación con la empresa Colorado River Company, primero en Estados Unidos y luego en México.

Cuando terminó la construcción, muchos de los inmigrantes que se habían reubicado a Mexicali decidieron quedarse y vivir en habitaciones subterráneas. La temperatura en la zona es de más de 40ºC en verano y puede alcanzar los 48ºC algunos días, por eso mismo, el sistema subterráneo permitía que los inmigrantes —que no estaban acostumbrados al calor de México— pudieran desplazarse por la ciudad sin tener que salir a la calle.

Chen explicó que La Chinesca está compuesta de casi 40 sótanos. Hubo un momento en el que todos los sótanos se conectaban a través de un sistema de túneles; hoy, cada edificio tiene un dueño diferente y la mayoría de los pasajes están cerrados, por lo que el acceso a cada sótano es únicamente a través de las trampillas de las tiendas de arriba.

La Chinesca subterránea se extiende por todo el centro de Mexicali, un área de la ciudad contigua a la frontera México-EU. Cuando empezó la Ley seca en EU en la década de los 20, la proximidad de La Chinesca con la frontera se volvió una ventaja y los túneles subterráneos se convirtieron en el epicentro de los casinos, burdeles y bares de Mexicali. Según Chen, los contrabandistas empezaron a utilizar el sistema de túneles para traficar licor y permitir que los estadounidenses entraran a los prostíbulos y fumaderos chinos de opio en Mexicali.  

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo