Casi la mitad de hologramas cero superan límites de emisiones

El Centro Mario Molina advirtió que el programa de verificación vehicular está rebasado por la corrupción y permite que autos que contaminan circulen diario

Por Israel Zamarrón

El 45% de los autos que tienen holograma cero rebasan los límites de emisiones permitidos por la norma, pero aún así consiguen circular diario debido a prácticas de corrupción que rebasaron a los centros de verificación vehicular.

Así lo criticó el Centro Mario Molina en el documento Soluciones de fondo para mejorar la calidad del aire en la Zona Metropolitana del Valle de México, que publicó en días pasados y en el que menciona propuestas como endurecer la verificación, invertir en transporte y reducir uso del auto.

“La verificación vehicular no está funcionando ya que el sistema está rebasado por prácticas de corrupción inaceptables, lo que explica en buena medida que se haya observado un incremento sustancial en el número de vehículos circulando diariamente”, se lee.

En ese sentido, el Centro Mario Molina señaló que de acuerdo con sus estudios, el 45% de los autos que tienen holograma cero, el 15% de los que tienen doble cero y más del 80% con holograma dos rebasan los límites de emisiones permitidos, los cuales son laxos y deben ser actualizados.

En 2014 el Gobierno de la Ciudad de México endureció el Hoy No Circula para que los autos viejos no pudieran acceder a hologramas cero o doble cero, pero un año después la la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) estableció que los autos sí podían acceder a cualquier número de holograma sin importar su modelo, sino que se debían tomar en cuenta sus niveles de emisiones.

Esto provocó que un millón 700 mil autos que tenía holograma uno y dos obtuvieran el cero durante el segundo semestre del año pasado, es decir, se sumaron a la circulación diaria, aumentando los niveles de emisiones y el congestionamiento vial.

Endurecer verificación

En víspera de que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) anuncie la norma emergente de verificación vehicular, el Centro Mario Molina recomendó que ésta debe plantear límites de emisiones más estrictos para garantizar que circulen menos los coches que más contaminan.

La Semarnat ha adelantado que en la norma emergente se introducirá el sistema OBD-II (Diagnóstico a Bordo), que permite analizar el funcionamiento de varios equipos centrales del auto a través de computadora y que complementará los datos arrojados por el dinamómetro o rodillos que usan los verificentros.

“El OBD-II, utilizado de manera conjunta con el dinamómetro, permitirá conocer de manera simultánea el funcionamiento de los equipos y su nivel de emisión, y podrá servir incluso para generar información que permita ajustar y mejorar de manera continua los sistemas de medición de emisiones.

No obstante, el Centro Mario Molina advirtió que una pequeña porción de autos anteriores a 2006 cuenta con lectores de OBD-II, además de que al ser un sistema por computadora, es manipulable y muchas veces no es instalado de fábrica, lo cual representa una omisión de la industria automotriz.

Por ello, “será necesario hacer más estrictos los límites de emisión para diferentes contaminantes y los criterios a utilizar para la asignación de hologramas, con lo que se incentive la innovación yla introducción de tecnologías de bajas emisiones”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo