Ataque suicida a Hospital en Siria deja 43 muertos denuncia OMS

El ataque formó parte de una ola de atentados coordinados en Jableh y en la ciudad de Tartus, reivindicados por el grupo extremista Estado Islámico

Por AP
Siria: al menos 100 muertos en explosiones de siete bombas en dos ciudades

Cuarenta y tres personas fallecieron en un ataque suicida a un hospital de la ciudad costera siria de Jableh la víspera, explicó la Organización Mundial de la Salud (OMS) el martes.

La mayoría de los fallecidos eran pacientes y familiares que estaban de visita, aunque también perdieron la vida tres médicos y enfermeras, explicó la OMS agregando que el centro ya no está operativo.

El ataque formó parte de una ola de atentados coordinados en Jableh y en la ciudad de Tartus, reivindicados por el grupo extremista Estado Islámico.

Las dos localidades son feudos del gobierno y se habían mantenido alejadas casi por completo de la violencia desde el inicio de la guerra civil, que dura ya seis años.

Funcionarios del gobierno de Damasco dijeron que al menos 80 personas murieron en los ataques del lunes, mientras que el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, elevó la cifra a 154 el martes.

Ataques a instalacones médicas

Ataques deliberados o indiscriminados diezmaron instalaciones médicas, mataron a trabajadores de salud y a pacientes, y despojaron a un sinnúmero de civiles de atención médica en 19 países durante 2015 y los primeros tres meses de 2016, indicó una coalición de más de 30 organizaciones humanitarias y de salud en un nuevo reporte.

La organización Médicos por los Derechos Humanos dice que en Siria se han producido las acciones más generalizadas y sistemáticas en contra de instituciones médicas que se han registrado en el mundo.

“Las instalaciones médicas, que se supone son sitios donde la gente puede buscar alivio a sus sufrimientos, han pasado a ser lugares donde impera la brutalidad y la muerte”, declaró Susannah Sirkin, una de las directoras de esa agrupación basada en Nueva York.

La Convención de Ginebra estipula que los hospitales, los médicos y los pacientes no pueden ser atacados durante los conflictos. Atacarlos constituye un crimen de guerra. Si bien ha habido violaciones en el pasado, organizaciones de ayuda dicen que la crueldad y la frecuencia con que se suceden en la actualidad no tienen precedentes.

Cerca de 740 médicos y demás personal fallecieron en más de 360 ataques a hospitales en Siria desde el comienzo de la guerra civil en el 2011, según Médicos por los Derechos Humanos. Un estudio del Comité Internacional de la Cruz Roja documentó 2.400 ataques contra pacientes, personal médico e instalaciones médicas entre el 2012 y el 2014.

Médicos sin Fronteras (MSF) dice que al menos 100 miembros del personal y pacientes murieron y 130 resultaron heridos en bombardeos a más de 80 instituciones con las que trabaja esa organización en el 2015 y principios del 2016.

Los hospitales y médicos del Medio Oriente y de otros lugares son atacados simplemente porque tratan a pacientes de ambos bancos del conflicto o porque se encuentran cerca de lo que se percibe como blancos militares.

La atención a los pacientes en zonas de guerra resulta hoy tan peligrosa que algunos hospitales empiezan a manejarse en forma clandestina y los residentes de algunas comunidades de Siria han protestado los esfuerzos por reabrir hospitales bombardeados por temor a que vuelvan a ser atacados, según MSF.

LO MÁS VISTO EN PUBLIMETRO TV:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo