Combatir la pobreza, el reto más importante de México: Meade

El secretario de Desarrollo Social (Sedesol) habla de las seis estrategias para el combate al rezago en México y aspiraciones políticas a futuro.

Por Valentina González

A casi nueve meses de estar al frente de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), José Antonio Meade está convencido de que el combate a la pobreza es el reto más importante que tiene México.

En entrevista con Publimetro, habló acerca de las seis estrategias para combatir el rezago y construir inclusión para tener una mejor plataforma de prosperidad.

¿Cuál es el reto más importante que tiene la Sedesol?
— La pobreza es probablemente el reto más importante que México tiene enfrente. La pobreza por definición implica exclusión que inhibe el potencial de desarrollo del país en la medida en que en ese desarrollo no estemos incluidos todos. En México tenemos una visión y definición política y jurídica de pobreza que ayuda a orientar los trabajos que hace la Sedesol. Nosotros entendemos por exclusión y entendemos por pobreza al mexicano que no es capaz de ejercer plenamente un conjunto de derechos que estimamos como mínimos: el derecho a la educación, alimentación, a la salud, a la seguridad social, a vivienda con calidad, espacios y servicios suficientes.

¿En qué trabaja la Sedesol para enfrentar el desafío?
— Hemos tratado de diseñar la estrategia y despliegue de la secretaria, hemos trabajado muy de cerca con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) para entender y compartir los umbrales que tenemos que ir superando para ir construyendo la inclusión. Me parece que son umbrales que están bien pensados y parametrizados que apuntan a problemáticas que, si no somos capaces de superar, se irán traduciendo en historias de vida inaceptables en países como el que hoy somos. Trabajamos en seis dimensiones, articulando la estrategia de inclusión desde la Sedesol pero generando una buena coordinación con el resto de las instancias del gobierno federal, con los gobiernos estatales y municipales.

¿Cuáles son las metas a las que espera llegar a través de las seis estrategias?
— Abatir los indicadores de carencia. Quisiéramos evitar que hubiera en México quien por razones de ingreso abandone la escuela, que hubiera en México quien tenga que salir de su vivienda para buscar agua o leña, que hubiera en México quien se enferme y no tenga doctor, quien hace sólo una comida al día. Queremos que esta estrategia cambie esa realidad. El elemento que nos va a ayudar a determinar si lo estamos logrando o no es el hecho de que en México se mide periódicamente el avance que podemos tener en ese tema, es un ejercicio que, de manera independiente de la secretaría, se mide y se evalúa.

¿Cuánto ha avanzado México en el combate a la pobreza?
— La ONU y el Banco Mundial miden pobreza con un umbral de ingresos, que lo ubican en un dólar con 90 centavos por persona. Conforme a esta medición de pobreza, México ha avanzado mucho comparado con países de la región. Pero la métrica nos dice poco acerca de la circunstancia de quién vive en esa condición y de cuál es la razón que lo ubicó en ese parámetro, por eso en México medimos la pobreza en dos dimensiones: 1) ingresos. No dejamos fijo el umbral de ingresos sino que lo vamos ajustando dejando fija una canasta de consumo alimentaria y no alimentaria. Eso quiere decir que el umbral es dinámico y se va ajustando con los precios de los bienes que integran la canasta, lo que nos ayuda a construir política publica y a medir cada reforma por el impacto que pueda tener en pobreza.

Ejercicio de los derechos. Alimentación, salud, vivienda, servicios a la vivienda

Al respecto, ¿Cuál es el panorama?
— En México conforme a la estadística que construye el Coneval, en 2014 alrededor de medio millón de mexicanos no podía ejercer ninguno de los seis derechos. De ese total, el 10% tenía ingresos por arriba de la línea de bienestar. En 2008, un millón de mexicanos no ejercía ninguno de los seis derechos.
En 2014 teníamos 33 millones de mexicanos que podían ejercer plenamente este conjunto de seis derechos, el 75% de ese total tenía ingresos por arriba de la línea de bienestar. Eso quiere decir que si nosotros podemos construir un marco, una política que ayude a que esos derechos sean vigentes y se ejerzan vamos a construir desde la inclusión una mejor plataforma de prosperidad.

¿Cuándo será la próxima medición?
— La medición se levanta entre agosto y noviembre de este año y se dará a conocer a principios del 2017. Y es una innovación positiva en el ejercicio y la construcción de la política pública de un país el hecho de que permanentemente estamos evaluando cómo vamos. Y que permanentemente tengamos una idea de que si nos estamos moviendo en la dirección correcta o no.
Del 2008 al 2014, alrededor de 16 millones de mexicanos pasaron de tener dos carencias o más a tener una carencia menos. Del 2012 a 2014, cinco millones de mexicanos pasaron de tener dos carencias
o más a tener una carencia o menos.

¿Cuáles son los resultados que esperan para el estudio que se inicia en agosto?
— El objetivo es que en cada carencia avancemos: que el número de mexicanos con muchas carencias disminuya y que los que se ubican por arriba del bienestar mínimo, y el bienestar, se incrementen. En el estudio de 2012 a 2014 hubo tres datos: uno, cayó la pobreza extrema; dos, mejoró el acceso a derechos; y tres, se incrementó la pobreza moderada.
Hay avances, hay retos y lo que es importante tener en mente es que cuando decimos que hay medio millón de mexicanos con seis carencias estamos hablando de una niña que dejó la escuela para cuidar el ingreso familiar; que comparte habitación con ocho personas; que cuando se enferma no tiene acceso a medicinas, que probablemente no tenga agua; que calienta su comida con leña y que posiblemente sólo haga una comida. Esa realidad que se pierde a veces en la estadística es la que es compatible con el México que tenemos.

¿Cuál es la solución para corregir de fondo la pobreza?
— El único remedio estructural para corregir de fondo la pobreza es la generación de empleo formal. Nosotros no podemos voltear a ver a un mexicano a los ojos y decirle ‘empléate’ cuando no le dimos conocimientos de primaria, cuando está yendo a recoger leña, cuando vive hacinado, cuando no tiene para comer. Superar esos retos es lo que nos va a permitir un día decir ‘empléate’, pero para llegar a ese nivel tenemos que superar todos estos otros rezagos que ocupan un esfuerzo de apoyo que se da desde el gobierno.

¿Cuáles son las alianzas con el sector privado?
— Lo que queremos hacer es identificar empresas consolidadas que puedan darle alcance y certeza a los esfuerzos de economía social que se hacen en las localidades donde hay mucha pobreza. Que nos aseguren la comercialización, que nos apoyen con capacitación y, que por la vía de una comercialización cierta y un acompañamiento técnico y de capacitación, le den viabilidad y aliento de largo plazo a los esfuerzos productivos en las comunidades con mayor rezago. El convenio con el Consejo Coordinador Empresarial tiene este alcance adicional para escalar los esfuerzos de economía social que están haciendo en muchas regiones.

¿La reducción en el gasto público ha afectado los programas sociales?
— Atrás de la decisión del recorte hay una convicción de cuidar la estabilidad. Y en el caso específico de nuestros programas, hubo una segunda decisión, que el recorte no gravitara sobre nuestros programas. Entonces, nuestra capacidad de despliegue en términos reales será la misma que tuvimos el año pasado. Por la vía de mejor coordinación queremos potenciarla y queremos desplegar esta estrategia sin que implique presión al gasto público. Pero nosotros reconocemos y valoramos que el objetivo del recorte es cuidar la estabilidad.

¿Cuál es el presupuesto que ejercerá este año la Sedesol?
— 109 mil millones de pesos.

¿Cuáles son las estrategias de la Sedesol para blindar los programas sociales ante las elecciones?
— Estamos siguiendo cinco estrategias. La primera es la capacitación y difusión con los beneficiarios para reiterarles que el acceso a los programas no se puede condicionar. Segundo, hemos capacitado a más de seis mil funcionarios sobre sus obligaciones y responsabilidades frente al proceso electoral. Tercero, desplegamos a más de 550 mil contralores sociales beneficiarios de los programas quienes fueron elegidos por los demás beneficiarios para que detecten o denuncien cualquier anomalía. Ajustamos las fechas de entrega de los programas que no tenían padrón ni calendario para alejarlo del calendario electoral. Finalmente, unos días antes del proceso electoral, habremos de asegurar los bienes materiales en posesión de la secretaria para asegurarnos que no se desvíen de su uso durante la jornada electoral.

¿Les gustaría ser Presidente de México?
— Creo que todo mundo que esté en el sector público, que tiene vocación de servicio, un día le gustaría poder desempeñarla a través de ser Presidente. Creo que es un anhelo que comparten quienes tienen emoción de servicio público. En la coyuntura específica, falta tiempo y, mientras tanto, lo que estamos haciendo que es parte del ejercicio de vocación pública, es concentrarnos en lo que estamos. Y si el concentrarnos en lo que estamos y dar buenos resultados abre opciones hacia adelante, qué bueno. Pero lo que ciertamente hoy soy, secretario, es una gran oportunidad de vida y eso me tiene absolutamente comprometido y concentrado. El reto que hoy tenemos es éste en particular, lo otro estará por verse, todavía falta tiempo.

¿Cómo fue la transición de la SRE a la Sedesol?
— Ha sido muy grata, muy satisfactoria, muy abrupta. Pero te diría que respecto de mi trayectoria, que siempre ha sido muy doméstica, muy cercana, lo que fue excepción fue la cancillería. Mi desempeño ha sido sobre todo doméstico que ahora me permite haber visto el país desde dentro y desde fuera. Reconocerle al país todo lo bueno que tiene, todo el potencial que está realizando y el impacto positivo que tendrá la agenda de reformas y todo lo mucho, y para bien, que el país está transformando todos los días.

TE RECOMENDAMOS:

Loading...
Revisa el siguiente artículo