"Jamás he traicionado": Mauricio Góngora de la coalición PRI-PVEM y Nueva Alianza

En plena recta final de la campaña rumbo a la gubernatura del estado, el aspirante al Ejecutivo local habló con Publimetro.

Por INFOQROOMEX

Llegar hasta el punto donde se encontraba Mauricio Góngora no fue tan difícil como parecía en un primer momento. Logramos atravesar la barrera humana que lo rodeaba y conseguimos explicar el motivo de la entrevista.Volteó a ver a la gente que lo rodeaba y al percatarse de la larga lista de preguntas encogió los hombros “no hay espacio, échamelas de una en una en lo que saludo a la gente”.

Entre porras, matracas y silbatazos, en su platica con Publimetro Mauricio Góngora rechazó tajantemente ser un candidato puesto a modo. Su designación, asegura, fue producto del trabajo realizado durante varios años y no de un “dedazo”.

“El partido decidió en base a una serie de criterios que tuvieron que analizarse en los que prevaleció  la experiencia, la preparación, el origen. Fueron los temas que se revisaron en el partido para determinar la candidatura”.  

Mientras avanza entre la gente que se le acerca para saludarlo, tomarle fotos, entregarle documentos y hacerle toda clase de peticiones, Góngora Escalante hace gestos con la mirada para pedir la siguiente pregunta.

¿Por qué quiere ser gobernador de Quintana Roo, cuál es su principal motivación?
— Quiero servirle a los quintanarroenses y a todo el estado, soy un quintanarroense más con interés de ayudar y servir a mucha gente.

De las 12 gubernaturas que están en juego en las elecciones de este 5 de junio, en todo el país, la de Quintana Roo fue la última en ser designada. Los únicos que buscaban el puesto eran el diputado federal José Luis Toledo Medina y Mauricio Góngora Escalante, entonces presidente municipal de Solidaridad.

¿Fue sorpresiva su postulación?
— Trabajé para lograr la candidatura y mi partido me honró al ponerme al frente de este gran proyecto.

Fue secretario de Hacienda durante el sexenio de Roberto Borge Angulo. ¿Lo considera su padrino político?
— El único padrino que tengo es mi padrino de primera comunión.

Como alcalde de Solidaridad  recibió varios reconocimientos por finanzas sanas. ¿Cree poder repetir esos logros a nivel estatal si el voto le favorece?
— Esos fueron reconocimientos al trabajo que realizaban todos y cada uno de los trabajadores en el municipio, no fueron de Mauricio, fueron de todo un gran equipo y por supuesto que lo queremos repetir en el estado.

Trabajo pendiente

Para el candidato de la alianza “Somos Quintana Roo”, es mucho el trabajo pendiente para lograr que el Cancún en el que vive la población tenga los mismos beneficios que tiene el Cancún turístico, un esquema que se repite en todas las poblaciones turísticas de la entidad.

Los ejes principales de la propuesta de gobierno para los próximos años, comenta, están basados en la seguridad de la población, mejorar la economía familiar y la salud.

Aunque vive en Quintana Roo y ha formado una familia  con su esposa Cinthya Osorio y sus dos hijos, no olvida que nació en Yucatán y es hijo de yucatecos.

“Todos los que aquí vivimos somos quintanarroenses”, enfatizó. La actividad turística de Quintana Roo, señaló, beneficia de manera directa a una gran parte del Sureste del país, vivimos en un estado que genera muchos beneficios al país.

¿Cuáles son las virtudes de Mauricio Góngora?
— Soy honesto, no miento y no engaño, jamás he traicionado.

Casi a punto de llegar a la salida del lienzo charro “San Martín Caballero”, Mauricio Góngora habla de su infancia y la educación que le dieron sus padres.

“Yo tuve una infancia muy feliz, conviviendo con mis padres y mis hermanos, mis padres me dieron una educación de valores y eso puedo recordar todos los días que tengo memoria, por supuesto, mi infancia fue con mucha alegría, en el seno de una familia con mucha unión”. Mauricio Góngora y su esposa Cinthya mantienen una política de “puertas abiertas” en torno a su vida familiar, a través de las redes sociales comparten toda clase de momentos cotidianos como el desayuno, los festivales escolares, cuando están en la fila para entrar al cine o, incluso, cuando están en el supermercado escogiendo fruta.  
La entrevista termina. Un grupo grande se acerca, lo jala de nuevo, lo rodean completamente y siguen las fotos y las peticiones, le ponen papeles en las manos y se los pasa a su asistente para que inicien las gestiones.

Los integrantes de su equipo de seguridad lo observan, están a una distancia prudente pero no intervienen. Le toma más de 15 minutos avanzar escasos dos metros para llegar hasta la camioneta que lo traslada a la siguiente reunión.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo