OEA aprueba declaración sobre crisis en Venezuela

El gobierno mexicano se congratuló por la declaración adoptada sobre la situación en Venezuela y expresó su confianza en que el texto se traduzca pronto en acciones concretas

Por AGENCIAS

WASHINGTON. La Organización de Estados Americanos (OEA) respaldó hoy las gestiones de tres ex presidentes iberoamericanos para reactivar el dialogo político en Venezuela y ofreció sus buenos oficios para la búsqueda de soluciones.

Tras una maratónica jornada de ocho horas, el Consejo Permanente de la OEA aprobó una resolución política en torno a la situación venezolana, ausente de propuestas concretas, y que países como Canadá calificaron de “débil y blanda”.

El texto fue adoptado tras un prolongado debate y una negociación entre 29 países que apoyaron un proyecto, presentado por México y copatrocinado por Argentina, Estados Unidos, Barbados y Perú, el cual fue rechazado inicialmente por Venezuela, Nicaragua y Bolivia.

En el texto, el Consejo Permanente ofreció sus oficios para identificar algún curso de acción que coadyuve a la búsqueda de soluciones a su situación “mediante un dialogo abierto e incluyente” entre el gobierno, otras autoridades electas y los actores políticos, para preservar la paz y la seguridad de Venezuela.

Respaldó asimismo la iniciativa de los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero, de España; Leonel Fernández, de la República Dominicana, y Martín Torrijos, de Panamá, “para la reapertura de un diálogo efectivo” entre gobierno y oposición para encontrar alternativas para favorecer la estabilidad política.

También dio su apoyo a las diferentes iniciativas de diálogo nacional que conduzca, con apoyo a la Constitución y al pleno respeto de los derechos humanos, para la pronta solución de las diferencias y la consolidación de la democracia representativa.

El único país que se abstuvo de apoyar el documento fue Paraguay, cuya representante, Inés Martínez Valinotti, lamentó que el texto haya omitido toda mención del referendo revocatorio como potencial instrumento para superar la crisis.

“No podemos seguir con procedimientos dilatorios, existen demandas urgentes que el pueblo venezolano reclama. No nos oponemos, pero no nos sumamos al consenso”, dijo la representante paraguaya.

En la sesión hubo recriminaciones y acusaciones debido a que Venezuela, Nicaragua y Bolivia denunciaron que el texto inicial presentado por Argentina se negoció sin incluir una propuesta presentada antes por la delegación de Caracas.

El embajador venezolano Bernardo Álvarez dijo que para su gobierno era inaceptable discutir un documento relacionado a su país sin que su delegación hubiera participado en su elaboración, por lo que pidió suspender la sesión convocada por Argentina y la celebración de una nueva bajo sus auspicios.

“Ningún país va a permitir que se esta convocando una sesión para hablar su sobre su situación, sin su autorización”, sostuvo.

El diplomático denunció la existencia de “la más brutal campaña mediática que cualquiera pueda imaginarse” y pidió que, si el propósito era apoyar a Venezuela, se hiciera una declaración de apoyo a sus autoridades, “a su gobierno legítimo y constitucional”.

“Cualquier discusión del país tiene que partir de ese supuesto”, demandó.

En su turno, el representante canadiense Sebastian Sigouin refutó a Álvarez, al indicar que no sólo era cuestión de medios, sino de responsabilidad y principios, y que mucho de lo que ha trascendido sobre Venezuela es denunciado por actores no políticos dentro del país.

El embajador mexicano ante la OEA, Luis Alfonso de Alba explicó que su gobierno apoyó la convocatoria argentina porque “nos preocupa la ausencia de un dialogo directo mientras la población enfrenta más carencias”.

Durante su intervención, el representante de Estados Unidos, Michael J. Fitzpatrick pidió al gobierno venezolano que ponga en libertad a todos los presos o perseguidos por sus creencias políticas, incluyendo los líderes opositores Leopoldo López y Daniel Ceballos.

“En lugar de intimidar, el gobierno se debe enfocar en buscar reales soluciones a las carencias que enfrenta”, dijo.

Muchos de los países del Caribe aprovecharon la sesión para criticar la gestión del secretario general de la OEA, Luis Almagro, en el tema de Venezuela, con base en el agresivo intercambio epistolar que ha sostenido con el presidente venezolano Nicolás Maduro.

“Nuestro secretario general activista ha entendido mal las cosas. Quizás debemos recordarle al secretario general la diferencia de cómo debe comportarse un jefe de estado”, dijo en su turno el embajador de Dominica Hubert Charles.

México se congratula con declaración

Por su parte, el gobierno mexicano se congratuló por la declaración adoptada en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre la situación en Venezuela y expresó su confianza en que el texto se traduzca pronto en acciones concretas.

La Secretaría de Relaciones Exteriores señaló en un boletín que la declaración ofrece a Venezuela “el apoyo fraternal de los Estados miembros para coadyuvar en la búsqueda de soluciones mediante un diálogo abierto e incluyente entre el Gobierno y otras autoridades constitucionalmente constituidas, así como con todos los actores políticos y sociales venezolanos”.

Asimismo, indicó, México confía en que el texto “pueda traducirse pronto en acciones concretas que permitan favorecer la estabilidad política, el desarrollo social y la recuperación económica de este país hermano”.

“El Gobierno de México reitera su voluntad de continuar participando en cualquier esfuerzo que permita a los propios venezolanos solucionar sus diferencias a través del diálogo, en beneficio del pueblo y con apego al Estado de derecho y la democracia”, puntualizó. (Con información de Notimex y EFE)

TE RECOMENDAMOS 

Aerolíneas suspenden vuelos a Venezuela por la crisis económica

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo