Nuevo Sistema Penal no cambiará radicalmente a México: Martí

Por Valentina González

El Sistema Penal Acusatorio no cambiará radicalmente a México, llevará tiempo para romper con las inercias de un sistema vil y corrupto que se inquistó  varios años. Debemos romper el anhelo corruptor en el propio sistema, señaló Alejandro Martí, presidente de México SOS al señalar los cinco retos que enfrenta el Nuevo Sistema de Justicia Penal.

Martí señaló que hoy tenemos ejemplos espantosos de abusos de autoridad. Desde el policía que tortura, el MP que integra mal la investigación, hasta el juez que interpreta a modo la ley, y prefiriendo la justicia académica e ignorando pruebas indubitables en algunos casos, descuida la verdad y, con ello, la verdadera justicia.

“Todos esos errores, por razones que sean, causan dolor, mucho dolor, además de una gran frustración e impotencia. Estos actos de irresponsabilidad profesional y ética en la que, repito, recaen todos, causan dolor, porque sobre el alma y el cuerpo heridos, se vuelve a victimizar al ciudadano ofendido”, dijo el empresario  durante el 8º Foro Nacional Seguridad y justicia. La justicia que merecemos: implementación a la consolidación.

Recordó que, de acuerdo con los datos de la Secretaría Técnica del Consejo de Coordinación para la Implementación del Sistema de Justicia Penal, los estados con mayor rezago en la implementación del Nuevo Sistema de Justicia son: Baja California Sur, Oaxaca y Nayarit. En el lado opuesto, los mejores evaluados en términos son: Yucatán, Nuevo León, Chihuahua y Coahuila.

Ante la próxima implementación del Nuevo Sistema de Justicia Penal, Alejandro Martí aseguró que se abre un segundo momento para consolidar lo que se ha sembrado  y señaló cinco retos  pendientes:

1.- El primero tiene que ver con las prisiones. Al respeto señaló que en México SOS, desde más de un año se insistió en el rubro. “Necesitamos continuar con la transformación integral del sistema penitenciario. Cuántas veces hemos dicho que, si no podemos controlar a los delincuentes encerrados, cómo podremos hacerlo estando ellos en libertad”, dijo Martí. 

2.- La transformación de las policías. La policía es parte fundamental del sistema, pero hoy, todavía lleva a cabo sus funciones poco capacitada y no valorada como debiera. Sin policías bien preparados, bien pagados, con aspiraciones de crecer dentro de las instituciones, con una verdadera mística y con anhelos de labrarse una carrera y un futuro digno para ellos y sus familias, no podremos dar el paso desde el origen, a un auténtico y eficaz sistema de justicia penal adversarial y acusatorio.

3.- La coordinación interinstitucional. Que se mantenga el Consejo de Coordinación para la Implementación del nuevo Sistema de Justicia Penal. “Sin este Consejo, donde concurren los Poderes Federales, la academia y la ciudadanía, no podremos garantizar fehacientemente el éxito en el cambio de mentalidad, en la corrección de pequeños detalles para lograr la justicia que tanto requiere la ciudadanía de nuestro país”, dijo Martí. 

4.- Leyes pendientes. Adecuar la Ley de Amparo al nuevo sistema, refrendar el compromiso del Estado con las víctimas de los delitos y a tomar las medidas necesarias para garantizar sus derechos. Así como una Ley Nacional contra la Delincuencia Organizada, no parches a una Ley Federal, en donde para su mejor versión, deben concurrir y acordar los actores principales. 

5.- Poder Judicial. La liberación de un delincuente que argumenta tortura sólo debe ser viable cuando no existan pruebas en su contra más que la declaración o la confesión. Sólo así.

LEE TAMBIÉN

Peña Nieto promete dar seguimiento a Nuevo Sistema Penal

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo