Volkswagen CrossGolf 2017, a reivindicar el segmento

Por mario cañas

Por muchos años menospreciados en México, por ser considerados vehículos poco emocionales, lentos y con sensaciones de manejo muy aburridas, los station wagons parecían destinados a los libros de historia. Sin embargo, Volkswagen vuelve a la carga con el CrossGolf para demostrar que, lejos de esta concepción, estos modelos están listos para pelear por una rebanada del pastel del mercado nacional.
Para poner a prueba su desempeño nos lanzamos a Valle de Bravo y fue en el asfalto en donde el CrossGolf presumió de sus cartas fuertes.
Visualmente este modelo es atractivo y luce la nueva genética con la que la firma alemana ha dotado a sus más recientes modelos, además de su línea europea cuenta con un equipamiento de comunicación e infoentretenimiento de reciente generación, el cual es muy intuitivo y de fácil acceso, con lo que no se necesita hacer un doctorado en ingeniería para estar conectado con el mundo.
El corazón de este vehículo es impulsado por un motor 1.4 litros turbo, que entrega una potencia de 150 caballos de fuerza, con un empuje de 250 Nm, el cual está acoplado a una transmisión automática de siete velocidades (DSG).
Son dos las versiones de este CrossGolf  las que están en los pisos de venta de la marca en nuestro país, el modelo de entrada arranca en 344 mil 900 pesos, mientras que la versión con techo panorámico alcanza los 359 mil 900 pesos.
Cabe destacar que los planes de financiamiento de este vehículo, en hasta 48 meses, parten de mensualidades de tres mil 999 pesos, con lo que se espera que atraiga a nuevos simpatizantes a este nicho de mercado.

¿Quién dijo sueño?
La estética y el equipamiento era justo lo esperado en un auto de la marca, lo que realmente nos había llevado a Valle de Bravo era el desempeño de este modelo. Lo reconocemos, amamos los station wagons, por lo que con toda severidad calificaríamos a este auto.
Durante el tramo para escapar de la Ciudad de México constatamos la eficiencia de su suspensión, que absorbió de manera eficiente las irregularidades del asfalto y aún en los tramos en obra nos dejó ver la suavidad con la que anda este CrossGolf, la prueba de confort la pasó con honores.
Ya en carretera era momento de darle rienda suelta al acelerador y ver la respuesta de su motor. En un principio parece que le cuesta un poco de trabajo despegar, sin embargo, una vez que entra en acción el turbo las cosas cambian y es posible devorar kilómetros a una buena velocidad, incluso ir más allá de los 150 km/h sin que el CrossGolf pierda el aplomo.
Su dirección es precisa y lleva a este auto a donde apunta la mirada, dando la sensación de que se está conduciendo un modelo de menores dimensiones, mientras que los controles de tracción y estabilidad nos permitieron tomar los sinuosos caminos de Valle de Bravo de forma ágil.
Los modos de conducción son un valor agregado, se puede ir en modo confort con mucha suavidad, pero si se quieren elevar los niveles de adrenalina basta con un movimiento de la palanca de cambios para pasar a la modalidad Sport.
En conclusión, esta apuesta de la marca del Vocho llega en un buen momento, toda vez que sus rivales están subestimando a este segmento del mercado, que pese a tener grandes modelos en Europa a México no lo están considerando y ahí está el área de oportunidad de Volkswagen, que armados de una estrategia de financiamiento agresiva van en busca de reivindicar este segmento.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo