Murillo Karam rechaza acusaciones de tráfico de influencias

Una asociación civil acusó al ex titular de la PGR de favorecer empresas familiares para que ganaran contratos públicos de construcción por 4.600 mdp durante sus años como funcionario público

Por EFE

El ex procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, rechazó este jueves las acusaciones de tráfico de influencias y de favorecer empresas familiares para que ganaran contratos públicos de construcción por unos 250 millones de dólares durante sus tres años como funcionario público.

“Nunca he utilizado los diversos encargos públicos que he ocupado para beneficiar a persona alguna”, aseguró el ex titular de la PGR en una carta abierta en la que rechazó las imputaciones hechas en su contra y de sus familiares.

El que fuera encargado de la Procuraduría General de la República (PGR) de diciembre de 2012 a febrero de 2015 y titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) de febrero a agosto de ese año, dijo que rechazaba de manera “categórica” estos señalamientos al estar “totalmente fuera de lugar”.

La asociación civil Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad presentó una investigación que destapa un presunto crecimiento desmesurado de tres empresas ligadas a Murillo Karam durante sus casi tres años como servidor público.

De acuerdo el reporte, estas tres compañías ganaron contratos de obra por alrededor de 4.600 millones de pesos (unos 250 millones de dólares) en los años en que él ocupó varios de los puestos más importantes en el Ejecutivo.

En ese periodo, las empresas Alvarga, Kuoro e Itrio firmaron 43 contratos en 17 estados y multiplicaron por 714 % sus contratos de obra pública, y estas ganancias perdieron fuelle cuando Murillo Karam salió del gabinete presidencial, denunció la ONG.

No obstante, en su respuesta el ex procurador confirmó que su hijo, de 44 años de edad, es empresario desde antes de que él asumiera el cargo en la PGR y celebra contratos con entidades de la administración pública desde administraciones anteriores.

El ex procurador indicó que su familia está formada por más de 70 integrantes de manera directa, dentro de los cuales “algunos son contratistas y constructores, sin que yo tenga algún vínculo con sus actividades”.

La prensa divulgó que los contratos públicos de las empresas de los familiares de Murillo se elevaron siete veces con el retorno del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la presidencia a partir del 2012.

Entre las empresas supuestamente beneficiadas están Kouro Construcciones con dos hijos de Murillo Karam, un yerno y un sobrino como socios, y la de Itrio Arquitectos, con su sobrina Patricia Gonzáles Murillo como accionista principal.

Entre el 2010 y el 2012, los últimos años del Gobierno del conservador Partido Acción Nacional (PAN), Kouro Desarrollo recibió contratos por 206 millones de pesos (11.2 millones de dólares al cambio de hoy) y con el regreso del PRI la cifra se multiplicó por siete.

La empresa Itri multiplicó sus contratos de 222 millones de pesos a 1.203 millones de pesos (12 a 65 millones de dólares al cambio de hoy) de un sexenio a otro, expresó la prensa mexicana.

Por último, Alvarga Construcciones pasó de obtener contratos por 207 millones de pesos (11,3 millones de dólares) entre 2010 y 2012 a 1.876 millones de pesos (unos 103 millones de dólares) en el periodo 2013-2015.

Funcionarios de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) negaron en declaraciones a la prensa que se haya privilegiado a las empresas de los familiares del ex procurador general de la República.

TE RECOMENDAMOS 

Reaparece Murillo Karam en evento político

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo