Cada diputado cuesta 27.6 mdp al año a capitalinos

En contraste, los 41 legisladores del Congreso de Puebla cuestan en promedio a los poblanos 3 millones 500 mil pesos

Por La Silla Rota

Los diputados de la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México son los más caros de todos los Congresos estatales del país, pues cada uno de los 66 de legisladores cuesta a los capitalinos 27 millones 600 mil pesos anuales.

Estas cifras de los asambleístas de la Ciudad de México contrastan con los 41 legisladores del Congreso de Puebla, quien en promedio cada uno le cuestan a los poblanos 3 millones 500 mil pesos.

Estas disparidades en los costos de los diputados locales son parte del “Informe Legislativo 2016”, elaborado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), donde se concluye que los 31 congresos y la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México son opacos, onerosos e ineficaces.

La investigación, elaborada a partir de 608 solicitudes de información, de la revisión de los 32 sitios web, de la evaluación de 65 leyes estatales y 32 tomos de la cuenta pública, señala que los congresos locales ejercen un presupuesto total de 13 mil 66 millones de pesos anuales, mismos que aumentan año con año.

Pese a tener esa cantidad millonaria de recursos, no existe información clara de estos congresos estatales, por lo que no se puede conocer, ni medir, con exactitud su desempeño.

Lo que sí se pudo medir, por ejemplo, es la burocracia que hay en cada uno de ellos, donde la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, vuelve a estar en primer lugar, después del Congreso de Morelos, donde por cada diputado o asambleísta hay entre 25 y 30 plazas, es decir, asesores, respectivamente.

Los congresos locales con menos plazas, por diputado, son los de Colima y Puebla, pues en ambos estados se registran entre dos y tres plazas por legislador.

Con más de mil 500 empleados, la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México se vuelve a ubicar como el congreso con más plantilla laboral, seguido del Estado de México, con un ejército de más de mil trabajadores.

Los congresos de Coahuila y Colima registran el menor número de empleados. En ambos lugares no llegan ni a 100 empleados.

Crece y crece

De acuerdo con el estudio del IMCO, en los últimos 40 años el número de legisladores locales en México se ha triplicado, pasó de 369 a mil 125 diputados locales, en donde el promedio nacional es de 35 diputados por congreso.

Baja California es el congreso con menor número de diputados (21), mientras que el Estado de México y la Ciudad de México tiene 75 y 66 diputados, respectivamente.

En los últimos cuatro años, el presupuesto de los congresos locales creció 2 mil 851 millones de pesos y los congresos con mayor crecimiento fueron: Sonora (62 por ciento), Coahuila (50 por ciento) y Baja California Sur (41 por ciento).

Desempeño legislativo

Respecto con el número de sesiones de pleno de cada congreso en 2015, el promedio anual de sesiones de los 32 congresos locales fue de 70 sesiones. Los congresos de Durango, Nuevo León y Zacatecas fueron los que más sesionaron con 111, 104 y 103 sesiones respectivamente, mientras que los que menos sesionaron fueron los de: Baja California Sur, Querétaro y Aguascalientes con 37, 37 y 29 sesiones.

Los congresos locales fueron creados para ser parte del sistema de pesos y contrapesos del Poder Ejecutivo local. Sin embargo, en 22 congresos locales se aprobaron más del 80 por ciento de las iniciativas del gobernador y de esos estados ocho congresos aprobaron el 100 por ciento.

Ante este escenario, el IMCO propuso una serie de medidas para mejorar los congresos locales, como cumplir lo que legislan. Es decir, que publiquen las obligaciones de transparencia y contabilidad gubernamental.

También propuso elaborar y publicar un presupuesto de egresos completo, con base en las normas y buenas prácticas de contabilidad gubernamental.

En ese sentido, lanzaron el planteamiento de regular la administración y asignación de recursos para los órganos internos de los congresos (órganos de gobierno, comisiones, comités, centros de estudios, etc.), apegarse al presupuesto de egresos aprobado y evitar un aumento desproporcionado del mismo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo