Procuraduría de NL pierde casos contra narcos y pistoleros

Por Víctor Badillo

La Procuraduría de Nuevo León no pudo mantener tras las rejas a los detenidos en las últimas semanas que fueron relacionados con el crimen or- ganizado.

Este domingo, el líder del Cártel del Golfo en Cadereyta, José Mauro Flores, fue liberado junto con su hijo, José Mauro Flores Jr., así como el ex direc- tor de Policía de este munici- pio, Luis Gerardo Moreno.

La captura de este presunto líder criminal y su banda fue anunciada en conferencia de prensa por el procurador Ro- berto Flores. La banda, según dijo, estaba relacionada con secuestros, extorsiones y robo de combustible a Pemex. Ade- más, se les investigaba, por al menos, un asesinato. Al grupo criminal le fueron aseguradas cuatro pistolas escuadra y un fusil conocido como cuerno de chivo.

Pero no fueron los únicos a los que les fue bien este fin de semana. Javier Cárdenas Dávi- la, Guillermo Madero Zueck y Adrián García González, fue- ron detenidos por policías de

San Pedro y acusados de nar- comenudeo por la Procuradu- ría de Justicia de Nuevo León. Su captura se dio en medio de un tiroteo a las afueras de un supermercado en la zona Valle Oriente. Según la autoridad, los jóvenes acababan de venderle mariguana a Fernando Treviño Félix y Mauricio Flores Lego- rreta. Todos fueron detenidos y los cargos que les formuló la fiscalía les fueron leídos en una primera audiencia que los dejó en libertad durante la noche del sábado. Éstos son sólo los casos más sonados relacionados con narcos y tiroteos de los que la opinión pública se percató.

El jueves 30 de junio, un tiroteo en la colonia Los Altos, de Monterrey, también llamó la atención de los medios infor- mativos que cubrieron amplia- mente una serie de enfrenta- mientos ocurridos en un lapso de 24 horas en esta zona.

El 1 de julio, un grupo ar- mado atacó un domicilio en la misma colonia, y Fuerza Ci- vil presentó ante un juez a un presunto relacionado con el ataque. El detenido fue identifi- cado como Manuel Estrada Gar- cía, un ex policía de Monterrey que había sido baleado en 2010 y, derivado de esa lesión, una de sus piernas había quedado atro- fiada. A Estrada García, la Pro- curaduría lo acusaba de atentar contra la vida de un hombre a quien atacaron a balazos en la calle Tequila de la misma co- lonia. El juez de control deter- minó este domingo que fuera liberado al no existir pruebas contundentes en su contra.

Desde el pasado 18 de junio, en todo el país entró en vigor el nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio, el cual en casi todos los casos es posible enfrentar en libertad las acusaciones que formule el fiscal. Pero tiene sus excepciones, una de ellas es cuando los detenidos estén rela- cionados con hechos violentos con algún arma, delincuencia organizada, violación y corrup- ción de menores, entre otros.

De acuerdo a la información obtenida en las salas judiciales, los casos que se han perdido

ante el juez evidencian una nula o escasa preparación de la autoridad estatal y municipal para justificar un delito, captu- ra y/o identificación de persona, al menos, así quedó evidencia- do en los casos más sonados en la prensa de Monterrey.

Aunque una fuente de la Procuraduría negó desde siem- pre que las liberaciones hubie- ran ocurrido, horas más tarde personal de prensa de Nuevo León las confirmó.

Cabe señalar que, aunque se cuenta con información con-

fiable que revela la liberación de los cinco ex policías de Ca- dereyta que acompañaban al presunto líder criminal de ese municipio, y al ex director de la Policía, la Procuraduría informó que no estaba en condiciones de responder tal cuestiona- miento, asegurando que, en los casos descritos, los inculpados se encontraban tras las rejas dentro del penal Cadereyta.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo