En agosto, adiós a micros en el Zócalo de la CDMX

La Ciudad de México dará un paso más para consolidar al Centro Histórico como la primera zona de bajas emisiones

Por Israel Zamarrón

A mediados de agosto los autobuses y microbuses quedarán excluidos de circular al rededor del Zócalo de la Ciudad de México, adelantó este jueves el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, aunque sin dar más detalles de qué transporte se implementará.

“Vamos a platicar con ustedes cómo va a estar este sistema de movilidad en el Zócalo, pero la salida de toda la circulación de la plancha es inminente; yo les diría que la primera quincena de agosto estamos ya con esto operando”, dijo el mandatario capitalino.

No obstante, desde junio pasado el secretario de Movilidad de la Ciudad de México, Héctor Serrano, comentó que sería en septiembre cuando se prohibiría la circulación de unos 300 microbuses y autobuses en el Centro Histórico y la movilidad sería sustituida por bicicletas colectivas y bicitaxis.

TE RECOMENDAMOS

Centro Histórico de la CDMX avanza hacia Ecozona

Se rezaga el Zócalo peatonal

Explicó en ese entonces que el objetivo de la restricción es reducir el congestionamiento vial, bajar los niveles de emisiones contaminantes en esta zona y hacer del Centro Histórico un cuadrante más caminable.

Los 300 microbuses y autobuses que serán sacados del Centro Histórico pertenecen a las rutas 1 y 111, pero también hay cuatro bases en calles aledañas que serán retiradas por obstruir la circulación vehicular; la mayoría de los viajes de este transporte son de paso por el primer cuadro.

Ls principales calles por las que dejarán de circular microbuses y autobuses son Pino Suárez, Venustiano Carranza, 20 de noviembre, Isabel la Católica, Bolívar y Donceles.

Hacia Ecozona

Publimetro publicó el 10 de abrilque la Ciudad de México frenó en 2014 la implementación de una Ecozona o Zona de Bajas Emisiones en el Centro Histórico, la cual fue recomendada por el Centro Mario Molina.

El polígono estaría delimitado al norte por el Eje 1 Mosqueta; al oriente por Circunvalación; al sur por avenida del Taller; al poniente por Cuauhtémoc, Bucareli y Paseo de la Reforma, donde se concentran un total de 128 mil habitantes, de los cuales el 16% son población vulnerable (niños y adultos).

Ahí se registran 2.6 millones de viajes por día; el 70% se hacen en transporte público; el 29% en automóvil particular; el 0.5% en transporte de carga y una cantidad igual en modos no motorizados; por ello se generan altas cantidades de dióxido y monóxido de carbono y óxidos de nitrógeno.

¿Todo peatonal?

Este diario publicó el pasado lunes que aunque desde 2013 se anunció la intención de peatonalizar el Zócalo de la Ciudad de México, hasta ahora no hay avance en el proyecto, no se cuentan con estudios ni permisos, y el análisis se da al margen de minutos y actas de trabajo.

Al llegar a la coordinación de la Autoridad del Espacio Público (AEP), Roberto Remes intentó revivir el proyecto, el cual estuvo parado durante la gestión de Dhyana Quintanar, pero el avance es de cero y su implementación podría irse a 2018 o incluso más allá.

En entrevista con Publimetro, Remes Tello de Meneses dijo que transformar al Zócalo en un corredor peatonal “puede ocurrir, pero en este momento está en alerta” y “no hay avances” concretos al respecto.

El plan implicaría que la vialidad sería modificada; los autos que llegarían por 20 de noviembre tendrían que dar vuelta a la izquierda en Plaza de la Constitución y a la derecha en Monte de Piedad para hacer la conexión con Tacuba y República de Brasil; “no hacer que el Zócalo funcione como glorieta”, dijo Remes en mayo pasado.

La semipeatonalización del Zócalo es el engrane faltante para tener el corredor peatonal más grande de la Ciudad con cinco kilómetros de longitud y que iniciaría en Plaza de la República, seguiría por Juárez, Madero, Plaza de la Constitución y Corregidora, donde está en obra una calle compartida.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo