Me corrieron en venganza por denunciar abusos en el IMSS: Doctor

El médico, que cuenta con varios artículos de investigación y libros, asegura que no se le realizaron las pruebas necesarias para determinar su capacidad para operar

Por IGNACIO GÓMEZ VILLASEÑOR
Hombre fallece a fuera de clínica del IMSS porque le negaron atención médica

Entre 2012 y 2015, el doctor Raúl Sánchez Lozada dio aviso a sus superiores de diversas irregularidades detectadas en los quirófanos del Hospital General de Zona del Instituto Mexicano número 1 del Seguro Social (IMSS) ubicado en Pachuca, Hidalgo, lo que, a consideración del médico, es la verdadera razón por la que fue invalidado para seguir ejerciendo en este centro de salud.

Uno de estos abusos fue advertido el 2 de octubre de 2013 en un escrito dirigido a distintas autoridades en donde el médico señala que la cirugía de un paciente con perforación intestinal fue aplazada sólo porque “iba a ensuciar la sala” y, en su lugar, se atendió a una señora con un padecimiento menor.

El documento no pasó desapercibido; tiene el sello de recibido tanto del Órgano Interno de Control de la Secretaría de la Función Pública (SFP) en la delegación estatal del IMSS en Hidalgo, además del de la dirección general del hospital y el Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS).

Tres semanas después, el 25 de octubre, volvió a informar una situación similar: le habían negado el acceso a la sala de operación para atender a una persona que presentaba indicios de perforación intestinal debido a que “por indicaciones del subdirector médico” tenían que realizar primero las cirugías programadas, sin importar que fueran procedimientos menores.

Esta forma de actuar era recurrente; así lo muestra la minuta de una reunión sostenida por diversos médicos un año antes de los incidentes mencionados, firmada el 5 de diciembre de 2012. En ella, los participantes advertían que los procedimientos quirúrgicos urgentes eran diferidos para dar preferencia a las cirugías que se encuentran programadas, aunque no sean tan graves.

Las quejas continuaron hasta el 16 de abril de 2015, fecha en la que Sánchez Lozada dio aviso de la falta de antibióticos y analgésicos, razón que llevó a que los familiares de al menos tres pacientes tuvieran que adquirir los medicamentos con sus propios recursos.

Poco más de un año después, en mayo de 2016, la coordinadora delegacional auxiliar de Salud en el Trabajo del IMSS en Hidalgo, Maribel Caballero Amado, firmó el documento conocido como “Dictamen de Invalidez ST-4” con el cual se cesa al médico por considerar que ha perdido un 52% de capacidad de trabajo a raíz de distintos padecimientos ocasionados por una depresión.

“Se aprovecharon de que tengo un diagnóstico de depresión que me dieron desde 2012 porque tuve un problema familiar por una infidelidad de mi esposa. Ahora tuve, entre comillas, una borrachera en diciembre (de 2015), que me llevó al seguro, pero como paciente. De ahí empezaron a manejar que hubo un intento de suicidio”, relata Sánchez Lozada en entrevista.

Tras este episodio, el médico fue atendido por un psiquiatra del IMSS que afirmó en su valoración, firmada el 12 de enero de 2016, que la sintomatología y conducta del paciente “no eran compatibles con la ingesta de depresores del sistema nervioso central” por lo que se estableció que podía regresar a trabajar con medicamentos para tratar su depresión.

No obstante, de acuerdo con información entregada por la coordinación general de Comunicación Social del IMSS, la decisión de invalidar al doctor se tomó después de que se le aplicaran diversas valoraciones médicas como la Cédula para Determinar el Porcentaje de Pérdida de Capacidad para el Trabajo que arrojaron como resultado “la incapacidad por invalidez con carácter definitivo”.

Según el dictamen de invalidez, desde que inició la depresión de Sánchez Lozada, hace cuatro años, ha presentado diversos padecimientos como errores de juicio y conducta, autolesiones, miedo intenso, angustias, ideas suicidas, entre otros, sin embargo, en el mismo documento se reconoce que el doctor niega haber tenido ideas suicidas o alucinaciones, como afirma el dictamen.

En cambio, el doctor indica que antes de que se efectuaran estas valoraciones médicas sufría del fenómeno de acoso laboral al asignársele más cirugías que el resto de sus compañeros con la finalidad de que comenzara a suspender procedimientos y pudieran levantarle actas al respecto.

Así lo muestra una minuta de control de cirugías programas y realizadas en donde se puede apreciar que le llegaron a asignar hasta cinco operaciones en un turno cuando, de acuerdo a lo expresado por el médico, lo normal es programar de dos a tres cirugías por turno.

“No soy cualquier médico, cuento con mención honorífica, con libros, y que te invaliden nada más por decir que estás psicótico, no se vale”, sostiene del doctor.

TE RECOMENDAMOS:

Director del IMSS verifica atención en Centro Médico Siglo XXI

VIDEO DESTACADO:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo