Policía impide avance de caravanas de Uber

Las autoridades capitalinas argumentan que los socios de la empresa no cuentan con los permisos necesarios

Por Israel Zamarrón


Las dos caravanas planeadas para hoy por parte de los socios conductores de Uber fueron retrasadas debido a que la policía les impidió el avance por no contar con permisos necesarios.

Hasta las 10:00 horas los contingentes, uno del Estadio Azteca y otro de las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, todavía no salían debido al impedimento de los uniformados y se dijo que incluso se cancelarían. 

No obstante los conductores de Uber en el Estadio Azteca, a quienes se les pidió borrar las pintas de sus unidades, aseguraron que realizarían la caravana, sin que hasta las 10:00 horas pudieran avanzar. 

En Circuito Aztecas unas 60 unidades de Uber fueron bloqueadas por granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México; asimismo arribaron varias grúas de tránsito a la calle Luis Murillo y Paseo de la Llave, frente a la puerta 8 del Estadio Azteca.

A los puntos de donde iban a salir los contingentes llegaron policías, granaderos, agentes de tránsito y grúas, e impidieron el avance de los socios conductores de la empresa de transporte privado.

Una de las caravanas saldría de la calle Oriente 37, colonia Peñón de los Baños, frente al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

La ruta que seguiría era Circuito Interior, desde el AICM hasta la salida en Eje 3 en su tramo Thiers-Río Misisipi, para bajar a Paseo de la Reforma y en la Diana Cazadora girar a la derecha y concentrarse en el Ángel de la Independencia. 

La segunda caravana saldría del Estadio Azteca y avanzaría desde Calzada de Tlalpan, Viaducto, Eje 2 Monterrey y Reforma hasta el Ángel de la Independencia, donde se juntarían ambos grupos a las 10:00 horas para dar un pronunciamiento.

Sus demandas 

Entre las demandas que plantean a Uber está la eliminación del servicio Pool, debido a que los descuentos que le hace la empresa a los operadores hace que esta modalidad sea desventajosa para los socios.

Piden subir la tarifa un 20% para los socios; que se cobre el servicio a partir de la aceptación de los viajes y que toda cancelación por parte del cliente le cueste al usuario por lo menos 35 pesos.

También exigen que se retomen las pruebas de certificación para los nuevos socios, como son toxicológicas, psicológicas y de conocimiento de la Ciudad, las cuales, acusaron, se dejaron de aplicar hace seis meses y da mayores facilidades para que más conductores sean aceptados.

TE RECOMENDAMOS

Socios de Uber harán dos caravanas este martes en el DF

Loading...
Revisa el siguiente artículo