Anuncios brillantes son peligrosos y afectan el descanso en la CDMX

Debido a su alta luminosidad representan un factor de accidentes viales e incluso afectan la calidad de vida

Por El Big Data MX

La colocación de anuncios publicitarios luminosos en vialidades primarias de la Ciudad de México, ha provocado un amplio debate sobre el peligro que puede representar para los conductores.

Y es que de acuerdo con organizaciones de la sociedad civil, la intensidad de la luz que emiten dicho anuncios, distrae a los automovilistas y ello, podría provocar accidentes.

La Fundación Rescate y Recuperación del Paisaje Urbano (FRRPU), que preside Jorge Negrete Vázquez, advierte que la colocación de anuncios luminosos implica al menos, tres efectos negativos para los conductores y ciclistas: la luminosidad, estrés y riesgo de protección civil.

“El más evidente salta a la vista. Es el reflejo indiscriminado que tienen en la noche, en el día no es tanto problema por la luz del sol, porque la luminosidad que emiten no es representantiva, pero de noche, la luz sí se puede convertir en un problema para conductores tanto de bicicletas como de vehículos porque se convierte en un faro”, advierte.

En algunos países está prohibido, incluso, el uso de algunos colores como el blanco, porque “se convierte prácticamente en un faro de luz que estás recibiendo de manera directa, que te deslumbra por varios momentos y puede causar un accidente de tránsito”, refiere Negrete Vázquez.

Otro factor negativo de este tipo de publicidad, es la contaminación visual porque aunado a los demás anuncios espectaculares, genera “un bombardeo de información al cerebro” que, a final de cuentas, se convierte en estrés.

“Al igual que toda la publicidad exterior, los anuncios luminosos o pantallas electrónicas, al ser tan llamativas, el bombardeo de información que producen es mayor”, afirma.

Otro de los riesgos detectado por esta organización, se refiere al tema de protección civil porque de no tener el mantenimiento e instalación correcta, pueden ocasionar accidentes graves, por el gran peso que implican al mezclarse tecnología, vidrio, leds y, además, el mecanismo.

“No es lo mismo que se te caiga una marquesina de un anuncio espectacular que solamente tiene pegada la lona, que puede llegar a pesar cinco o 10 toneladas, que no es una cosa pequeña, a que se te caiga la madre de todas las televisiones encima”.

PARA LEER LA NOTA COMPLETA IR A EL BIG DATA

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo