VíaVerde, el polémico proyecto que busca limpiar el aire de la CDMX

VíaVerde busca convertir las columnas del segundo piso del periférico en jardines verticales

Por Daniel Casillas


var VideoTV=”oTybjZKeoQ/country/”+nombre_pais(return_pais())+”/section/estilo-de-vida/device/Desktop/type/embed/autostart/true/volume/0″;

Los niveles de ozono en la Ciudad de México han aumentado muy por encima del umbral máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud, obligando a la ciudad a declarar varias contingencias ambientales a lo largo de 2016.

La ciudad ya ha endurecido las restricciones de vehículos y ahora un grupo de emprendedores está intentando algo nuevo: el desarrollo de jardines verticales, llamados ViaVerde. Un grupo de empresarios mexicanos, dirigido por el arquitecto Fernando Ortiz Monasterio, están convirtiendo las columnas del segundo piso del Periférico en un espacio verde para ayudar a purificar el aire.

Monasterio explica cómo busca hacer la Ciudad de México más limpia, más verde y más saludable y responde a las críticas de supuesta privatización de las columnas.

¿En qué consiste VíaVerde? 

Es un proyecto que se basa en la recuperación de las áreas verdes de la Ciudad de México. Para poner en contexto la situación actual de las áreas verdes, la Organización Mundial de la Salud recomienda un mínimo de nueve metros cuadrados de áreas verdes por habitante y en la Ciudad de México tenemos solamente 3.7 metros cuadrados de áreas verdes por habitante; es decir, nos hacen falta cerca de 5.3 metros cuadrados; lo cual, multiplicado por habitante resulta que en la capital de México nos hacen falta más de 30 millones de metros cuadrados de áreas verdes para prevenir enfermedades respiratorias y mantener una mínima calidad de vida. derivados de esta situación nace VíaVerde, un proyecto que plantea la transformación de las columnas del segundo piso del periférico, que son más de mil, en más de 60 mil metros cuadrados de jardines verticales, que aportarán importantes beneficios ambientales como purificación de aire, regulación térmica, aislamiento acústico y transformación de la imagen urbana. 

¿Qué te llevó a desarrollar ese proyecto?

Este proyecto surge como una respuesta a la falta de áreas verdes en la Ciudad de México, combinada con la falta de espacios que hay en esta ciudad. La creación de parques sería la opción ideal para combatir la falta de areas verdes, pero ese espacio ha sido utilizado para viviendas, oficinas, escuelas, comercios, etc y hay muy poco espacio disponible, por lo cual nosotros planteamos utilizar la infraestructura existente; es decir, los muros de concreto como soporte para sumar metros cuadrados de áreas verdes a la ciudad.      

¿Qué tanto puede reducir la contaminación en una Ciudad como México?

Estamos seguros de que un solo proyecto no va a ser la solución a la contaminación del aire en la capital de México, por lo que este proyecto busca sumarse a una serie de soluciones que deben implementarse para que juntos cambiemos la calidad del aire de la ciudad. 

¿Hay algún proyecto similar que haya tenido éxito en otra parte del mundo?

Hay muchos casos de estudio exitosos en diferentes países, sobre todo enfocados a la recuperación de las áreas verdes con la implementación de azoteas verdes. En cuanto a jardines verticales este es un proyecto de vanguardia con una tecnología creada en México y creemos que se puede convertir en un referente mundial porque no existe ningún caso de estudio que utilice la infraestructura urbana vertical para crear nuevas áreas verdes. 

¿Cómo funciona la tecnología utilizada en este proyecto?

Para crear VíaVerde tuvimos que desarrollar una tecnología que actualmente tiene una patente en trámite. Se trata de un sistema hidrofónico en donde nosotros no crecemos las plantas en tierra, sino en un extracto textil especial. El proceso constructivo está dividido en cinco etapas. Lo primero que hacemos es montar un bastidor estructural sobre las columnas para garantizar que no exista ningún tipo de contacto entre la tecnología hidrofónica y la estructura de concreto, así podemos garantizar que la infraestructura urbana nunca se ponga en riesgo; después de eso incorporamos un material aislante; la tercera etapa incorpora dos capas de un sustrato textil, una tela de plástico reciclado; la cuarta etapa es un sistema de riego totalmente automatizado, el cual irrigará con agua y nutrientes las columnas cada noche e incorpora un sistema de monitoreo remoto que nos permite saber en tiempo real cuáles son las condiciones de agua, luz y temperatura de cada una de las columnas; finalmente la quinta etapa consiste en la la incorporación del material vegetal que cumple con las necesidades del proyecto.      

¿Cuál es el costo del proyecto y cómo se va a financiar?

El costo del proyecto abarca tres grandes ejes, que son la implementación de la tecnología de los jardines verticales, también incorpora la incorporación de un sistema de captación de agua de lluvia (Que se utilizará para regar las plantas) y finalmente el tercer eje está destinado al mantenimiento de las columnas. Dervivado de estos tres ejes, hemos calculado una inversión total de 360 millones de pesos (16 millones de dólares) aproximadamente. Esta cifra será financiada por empresas privadas a cambio de que una de cada 19 columnas pudiera mostrar publicidad del patrocinador. Afortunadamente ya contamos con un grupo de empresarios que estuvieran interesados en patrocinar este proyecto y ya iniciamos un programa piloto con el que ya se instalaron 19 columnas. 

Algunos críticos dicen que sería mejor plantar árboles y hablan de la privatización de las columnas ¿Qué opinas de eso?

Nosotros tenemos clara conciencia de que este es un proyecto que no compite con los árboles, nuestro objetivo es sumar más áreas verdes a la ciudad de México. Si nos hacen falta 30 millones de metros cuadrados de áreas verdes, deberíamos de encontrar muchos proyectos similares. Hay mucho por hacer y no quisiéramos que la gente piense que éste es el principal y único proyecto de naturación de la Ciudad de México

Con respecto a la supuesta privatización, podemos decir que la forma de financiamiento fue decidida mediante una encuesta en la que la gente decidió que empresas privadas aportaran recursos para el proyecto y yo considero que es el mejor camino, porque eso evita que el gobierno desvíe recursos que deberían ser destinados para implementar sus programas en materia ambiental; es decir, no es un programa que desvié recursos públicos, si no que complementa las políticas ambientales del gobierno. Este proyecto no privatiza el espacio público, debido a que cuenta con un permiso temporal con una duración de 10 años. No es que se esté vendiendo el espacio público a la iniciativa privada.

¿Ustedes buscarán llevar este proyecto a otros países?       

Sin duda. Hemos tenido la fortuna de recibir llamadas de otros países de Latinoamérica y de ciudades alemanas. Sin duda nuestro objetivo es llevar este proyecto a muchas ciudades del mundo. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo