La columna de Piggo: cartera sana, entre la felicidad y el estrés

Por Vicente Andraca

¿En dónde te pones a pensar en cómo andas de dinero? ¿En el puesto de tacos, en el ascensor, mientras caminas al minisúper, a la hora de ir a la cama o simplemente evitas tocar ese tema a toda costa?

El dinero tiene el poder de provocar en nosotros felicidad o mucho, mucho estrés. Y esto último, no es nada sano.

En 2008, un estudio (Associated Press–AOL) reveló el impacto que los altos niveles de estrés asociados con temas de dinero pueden tener directamente en nuestra salud, con padecimientos que van desde el dolor muscular hasta la depresión.

¿Y para qué llegar tan lejos?

Es difícil encontrar una respuesta a esta pregunta porque no siempre somos nosotros quienes tenemos el control de estas situaciones, a veces las propias situaciones son las que nos ponen contra la pared. 

Y es que el dinero es más que billetes y monedas. Si no me crees, recuerda cómo te sientes cuando lo llegas a perder.

¿Cómo nos ahorramos todo este ‘show’ que nos puede llevar hasta el hospital? 

Te propongo 5 prácticas acciones que te ayudarán mantener tu salud y la de tu cartera.

 

1. Deja de mirar para otro lado: Evadir el tema puede funcionar por un tiempo, desafortunadamente tarde o temprano el destino nos acaba por alcanzar y si no hicimos nada al respecto… no quiero ni contarte.  Así que mejor vence ese miedo y dale una miradita a la situación.

2. No pospongas: Si sigues esperando sentirte listo, sólo acabarás envejeciendo. No hay mejor momento que ahora para empezar a tener un futuro financiero menos nublado, así que decídete a hacerlo ¡ya!

3. Ahorra en serio: Olvídate del colchón o del cochinito hazlo de verdad. Busca alternativas que te ayuden a que tu dinero crezca -si lo dejas en un frasco, no va a pasar-. Y segundo con las que te sientas cómodo y seguro.

4. Cuidado con la deudas: Las deudas son nuestro peor enemigo cuando se salen de control. Vigílalas atentamente, no les quites el ojo de encima y cuando sientas que te estás pasando de la raya ¡Haz algo! Y, por favor, que no sea contratar una nueva tarjeta de crédito. Mejor aplica la regla de “pago una antes de volverme a endeudar”.

5. No te arrepientas: Tomar decisiones sobre dinero es un acto de madurez a todas luces. A veces hay que dar ese pequeño gran paso. Para que no te arrepientas hazlo con seguridad, inteligencia y con la certeza de que estás haciendo algo para que tu vida mejore.

Así que, toma la decisión de hacer algo por ti. 

 

Nos leemos pronto por aquí o por allá.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo