Las pasiones de Toulouse-Lautrec llegan al Museo del Palacio de Bellas Artes

Por Arianna Bustos

“Soy feo, pero la vida es hermosa” Henri de Toulouse-Lautrec

El Museo del Palacio de Bellas Artes, a través del  Museo de Arte Moderno de Nueva York , estrena exhibición retrospectiva del trabajo de Henri de Toulouse-Lautrec , pintor y cartelista francés.

Desde lo controversial de su infancia, luego de padecer una enfermedad que afectaba al desarrollo de sus huesos; hasta la innovación en técnica y temática que logró capturar como nadie, las noches parisinas en el siglo XIX, la muestra “El París de Toulouse-Lautrec. Impresos y carteles del MoMA” dejará ver la importancia que este artista merece en la historia.

De acuerdo a Miguel Fernández Félix, director del Museo del Palacio de Bellas Artes,fue hace 72 años cuando la obra de Toulouse-Lautrec fuera exhibida en este recinto cultural.

“Estoy convencido de la importancia de exponer a este artista que abrazó con gran ánimo a los nuevos medios para llevar su arte a las calles de París”, mencionó el director.

Por su parte, la directora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), María Cristina García Cepeda enfatizó que Toulouse-Lautrec logró  ilustrar ampliamente la efervescencia festiva de los salones de baile y los cafés de París, además de los momentos íntimos de los personajes marginados del barrio de Montmartre, con quienes el artista se sentía identificado.

Paso a paso

“El París de Toulouse-Lautrec. Impresos y carteles del MoMA” está dividida en seis núcleos temáticos. Antes de tu visita dale un vistazo para recorrer la exhibición, paso a paso:

 -Vida y litografía: contextualiza mediante algunas fotografías y carteles los lugares en los que Toulouse-Lautrec se desarrolló como impresor. Resalta su tránsito por Montmartre, barrio en la periferia de París en el que solían refugiarse criminales, prostitutas, artistas y bohemios. Este sitio le daría su más grandiosa inspiración. Mención especial merece Aristide Bruant en su cabaret (1893).

 -El café concert: expone la inmensa libertad e inspiración que Toulouse-Lautrec encontró en sus visitas nocturnas a los teatros, circos, óperas y café-concerts. El creador francés dio fama a estos lugares y a diversos artistas gracias a sus carteles, y, a su vez, este trabajo fue el que lo llevó a su mayor éxito. Entre las piezas que sobresalen está Moulin Rouge, La Goulue (1891), cartel que detonó la fama del cabaret del mismo nombre; así como La payasa en el Moulin Rouge (1897).

-En el escenario: ofrece las visiones que tuvo el artista por sus personajes dentro y fuera del espectáculo. En varias de estas imágenes plasmó su interés en los grabados en madera japoneses del siglo XVIII. En ellas se pueden ver la adopción de paletas de colores secundarios, diagonales aglutinadas, espacios aplanados y líneas simples características del ukiyo-e, así como su firma realizada con estilo japonés. Mademoiselle Marcelle Lender de pie (1895), Jane Avril (1899) y Divan Japonais (1893) son algunas de las piezas que conforman este núcleo.

-Femmes, Filles, Elles: donde se presentan retratos de empleadas, cortesanas, artistas y hasta prostitutas a las que pagaba para que modelaran para él. Diversas representaciones empáticas de dichas mujeres son las que componen este apartado, entre las que destacan Confetti (1894), Mujer en la tina (1896), y las piezas correspondientes al portafolio Elles.

-Los placeres de París: parte del encanto que Toulouse-Lautrec encontró en la también conocida como Ciudad de la Luz, ya fuera en su estudio, sus impresores y editores, sus amigos, su querida vida nocturna o sus musas. Reina de la alegría (1892), Irish American Bar, Rue Royale (1895) y múltiples litografías de caballos conforman esta selección.

 -Círculos creativos: revela las relaciones que Toulouse-Lautrec tuvo con autores, editores, compositores y dramaturgos, quienes le encargaron la promoción de su obra. Ilustró partituras musicales, colaboró para la prensa popular y diseñó los programas de varias compañías de teatro. La Revue Blanche (1895), Napoleón (1895) y la ilustración para la portada de Babilonia alemana de Victor Joze (1894) son algunas de las obras que cierran esta exhibición.

Además cada sala está acompañada de audios que contextualizan la obra de Lautrec y en algunos casos contenido multimedia que dan movimiento al trabajo del célebre francés.

Conoce las pasiones que inpiraron Toulouse-Lautrec para lograr el aservo que lo coloca como un ícono del arte en el mundo.

Complementos

Para hacer de la muestra una experiencia más completa, el Museo del Palacio de Bellas Artes organiza para el público visitas guiadas, productos a la venta con impresos de la obra de Toulouse-Lautrec y hasta un playlist curado por Susana Zavaleta.

Cuándo y dónde

La exposición estará abierta a todo público del 11 de agosto al  27 de noviembre, de martes a domingo de las 10:00 a las 18:00. El costo del boleto es de 60 pesos. 

La entrada es gratuita a estudiantes, maestros, mayores de 60 años, menores de 13, discapacitados y pensionados, y los domingos al público en general.

Sigue la conversación en @mbellasartes y con el HT #LautrecBellasArtes

TE RECOMENDAMOS LEER

Qué hacer en la Ciudad de México 

 LO MÁS VISTO EN VIDEO

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo