Llegó a su departamento en Cuajimalpa y vio sus muebles flotando

Por Publimetro

 

Las lluvias del pasado martes causaron varios estragos en el departamento de Eduardo Guerrero. Los muebles flotaban, la tablaroca de las paredes se desgastaba por la humedad y el lodo se hacía presente en cada uno de los rincones de la casa. En menos de un mes, él y sus vecinos han sido afectados por dos inundaciones presuntamente causadas por un muro que se construyó bajo la ilegalidad.

Los edificios de Bosque de Canelos 73, 95 y 81, ubicados en la colonia Bosques de las Lomas, delegación Cuajimalpa, presentan una situación peculiar: cuando llueve el agua puede alcanzar hasta los seis metros de altura y con ello destruir todo lo que se encuentra en los departamentos que se ubican dentro del primer piso y los sótanos.

De acuerdo con quienes habitan el inmueble con el número 81, el problema es una barda que invade la cuenca de la barranca El Zapote la cual impide el paso natural del río que se forma con las precipitaciones, mientras que los vecinos del 73 —en donde se encuentra este muro— aseguran que las inundaciones son causadas por la falta de atención de las autoridades a la infraestructura hidráulica.

El problema se advertía desde septiembre de 2014, cuando se introdujo una queja ante la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) en donde el quejoso denunciaba que la barda —además de construirse en un área de valor ambiental— “genera un efecto de presa artificial al impedir el flujo del río, ocasionando que se retenga el agua, acumule basura y restos materiales tóxicos”.

En su resolución, la PAOT determinó que corresponde a la delegación Cuajimalpa de Morelos a que, dentro de su procedimiento administrativo, ordene el retiro del muro; a la Dirección Ejecutiva de Vigilancia Ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente a ejecutar una visita de inspección y al Sistema de Aguas de la Ciudad de México a verificar si había descarga de aguas residuales.

Dos años después de esta resolución el muro sigue en su lugar, los vecinos enfrentan inundaciones de varios metros y, aunque se estableció una mesa de diálogo con las autoridades de la delegación, del gobierno de la Ciudad de México y de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), todavía no existe una estrategia clara para solucionar el problema pese a que es temporada de lluvias.

El jefe delegacional de Cuajimalpa, Miguel Ángel Salazar, asegura que no ha habido una omisión de su parte. El funcionario indica que desde 2015 —cuando ocupaba la dirección jurídica de la demarcación— se emitió una resolución para hacer el derribo del muro, pero los mismos vecinos de Bosque de Canelos 73 interpusieron un juicio de nulidad para impedirlo.

Salazar Martínez sostiene que los vecinos se niegan a que se realice el derribo porque consideran que esto pondría en riesgo su patrimonio e incluso abriría la oportunidad a que personas ajenas pudieran ingresar a su edificio; sin embargo, dice, las inundaciones seguirán ocurriendo hasta que desistan de esta postura y accedan a que se cumpla con las recomendaciones de la PAOT.

“Mientras no exista una resolución que determine la ilegalidad o legalidad de la resolución que determinó la delegación de Cuajimalpa (en 2015) es evidente que no puedo tocar ese muro, estaría cometiendo una transgresión a los derechos de estas personas”, explica el delegado en entrevista.

Por ahora el asunto se resuelve en el Tribunal de lo Contencioso Administrativo, en donde se definirá si el juicio de nulidad de los vecinos procede o se acredita la resolución de la delegación para realizar el derribo, mientras esto sucede, las lluvias seguirán poniendo en riesgo a todos los vecinos quienes, de acuerdo con Miguel Ángel Salazar, están asentados ilegalmente, por lo que, dice, incluso hay demandas en contra de los desarrolladores y quienes vendieron los departamentos.

TE RECOMENDAMOS

Asaltan y golpean a Fernández Noroña en el centro de la CDMX

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo