Abecé para preparar un desayuno y lunch sanos

Por Tania M. Moreno

El desayuno es el alimento más importante del día, pues le proporciona al cuerpo la energía necesaria para realizar las actividades matutinas, por lo cual esta comida jamás debe omitirse, menos aún cuando se trata de niños en edad escolar, asegura el jefe de Nutrición del Hospital General de Zona (HGZ) 47 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Juan Gabriel Tenorio Cortez.

“El cerebro trabaja con glucosa, por lo que un niño que no desayuna no tendrá energía suficiente para desarrollar sus actividades ni poner atención en la escuela. Estos niños somnolientos, en apariencia flojos, en realidad no tienen la energía necesaria para aprender o poner atención”, asegura el especialista.

Aliméntalo sanamente

Juan Gabriel Tenorio señala que antes de ir a la escuela el menor debe ingerir un desayuno completo, es decir, que incluya los tres grupos alimentarios: frutas y verduras, cereales y leguminosas o alimentos de origen animal (leche, carne, pescado o huevo).

“Sucede que a veces el niño no tiene hambre porque es muy temprano o por las prisas de la mañana, en este caso la recomendación es darle un poco de leche o cereal y complementar el refrigerio con los demás grupos de alimentos para tener así un desayuno completo”, señala Tenorio Cortez.

El especialista aconseja evitar los cereales y lácteos en el lunch, ya que son muy ricos en calorías y carbohidratos, así que lo ideal es poner más frutas o verduras.

“Como padres de familia hay que ser cuidadosos y saber qué podemos darles y qué no a nuestros hijos, así que podemos negociar con ellos para que consuman golosinas o azúcares, pero en menor cantidad que los alimentos balanceados”.

De acuerdo con el especialista en Nutrición, el problema de los azúcares es que no satisfacen el apetito, por eso se tiende a comer más y no se satisfacen las necesidades de energía.

Una buena alternativa para integrar botanas saludables, además de las frutas de temporada, es colocar oleaginosas como aperitivo, y de esa manera dar una porción de cacahuates, nueces, almendras o semillas de calabaza.

En cuanto a las bebidas, Juan Gabriel Tenorio Cortez aconseja darle preferencia al agua natural, ya que según la Jarra del buen beber, el 90% de los líquidos ingeridos durante el día debe ser agua simple y potable. El 10% restante puede dividirse en agua de sabor, leche o té.

“Para un niño pequeño, que debe ingerir una dieta promedio de 1200 calorías, la cantidad de agua que debe beber es también de 1200 ml, y conforme aumenta la edad, también lo hará el consumo de agua”, dice el directivo del IMSS.

Además, recomienda que esta cantidad de agua no debe tomarse en una sola ingestión, sino a través de sorbos pequeños durante todo el día.

Recomendaciones

  • Elige alimentos que el niño disfrute: sabrosos, sencillos y saludables. 
  • Incluye alimentos energéticos como pan, tortilla o galletas, frutas o verduras, y si es posible, algunos que aporten proteína como leche, yogur, queso, huevo o frijoles. 
  • Prepáralos con mucha higiene y recomiéndale al niño que se lave las manos antes de consumirlo. 
  • Deben ser adecuados a las condiciones climáticas: frescos en tiempo de calor y energéticos en tiempo de frío.
  • Cuida que sean “seguros”, recuerda que muchas veces los niños toman sus alimentos sin la supervisión de maestros o mientras juegan, por lo que es conveniente evitar productos que impliquen un mayor riesgo de asfixia por atragantamiento. 
  • Entre los más comunes que pueden presentar riesgos están las palomitas, uvas, aceitunas, zanahorias crudas en trozo y caramelos.
  • Deben ser fáciles de transportar (que quepan en una lonchera convencional) y en recipientes adecuados.

Los NO

Lo que nunca debes darle de desayunar a tu pequeño o colocarle en la lonchera son alimentos industrializados con alto contenido en grasa, bebidas carbonatadas o azucaradas y, de preferencia, evitar embutidos, debido a su alto contenido de sodio.

Recuerda que: el lunch escolar es un refrigerio, es decir una comida entre los tres servicios fuertes de alimentos, que son el desayuno, la comida y la cena, por ello no debe ser tan abundante y de ninguna manera sustituye al desayuno completo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo