Joven relata cómo fue violado por clérigo en Oaxaca

Los hechos ocurrieron el pasado 24 de marzo cuando el joven despertó con los pantalones abajo

Por La Silla Rota

De complexión muy delgada y mediano de estatura, Lenin Moisés es cauto al contar su historia. Pero lo hace porque no quiere que quede impune, asegura. “No se vale, no es justo. Yo denuncié mi violación. Tuve moretones en las piernas y tuve inflamación en testículos”, comenta.

Recuerda que la mañana del Viernes Santo despertó en el curato de la Catedral Metropolitana de Oaxaca atontado, con los pantalones abajo, rasgados y dolor en los testículos; sin camisa, con sus credenciales en el suelo y sin saber qué le había pasado.

El catequista relata que ofrecía servicio desde hace 4 años en la Catedral. El pasado 24 de marzo del año en curso (2016), el párroco aprovechó que dos catequistas, Lenin y su amigo, se quedarían en el curato de la Catedral después de una larga jornada de trabajo, y debido a que era muy tarde para regresar a sus casas. Los emborrachó a ambos, pero de Lenin abusó.

Ese día, los jóvenes habían terminado sus actividades de la celebración de la Última Cena de Cristo y la Eucaristía, y el viernes a las 6 de la mañana tenían que presentarse para el recorrido del vía crusis, acto en el que se recuerda el padecer de Jesucristo llevando sobre sus hombros el madero en el cual iba a ser crucificado por los pecados del hombre.

Pasada medianoche, Carlos Franco, vicario de la Catedral, destapó una botella de mezcal y sirvió tres medidas. “Fue un día pesado, es para que se relajen”, les dijo.

“Era como la una de la mañana, nos quedaríamos a dormir, ya que temprano apoyaríamos otras actividades”, refiere Lenin.

Detalla que el padre empezó a tomar una actitud cariñosa con su amigo, a quien le tocaba la entrepierna y le acariciaba la espalda. “Yo le reclamé esa actitud y él en forma burlona me respondió que no pasaba nada. Como mi amigo ya estaba muy mareado decidió retirarse a dormir y yo lo seguí, el padre también iba detrás de nosotros, él quiso entrar a la habitación y discutí con él pero después me di un golpe con la esquina de la puerta en la cabeza y perdí conocimiento pues también me sentía mareado, fue ahí cuando pasó”.

La mañana de ese mismo día, su compañero asombrado en la forma en que se encontraba le preguntó qué le había pasado; después salió de la habitación y minutos después la coordinadora de Proceso Evangelizador de Catedral, Laura Antonio Zaragoza, tocó en el curato y entró, ahí vio el estado en que se encontraba Lenin, según su versión.

Ese día, el padre Carlos Franco no les dio la cara; los padres del joven lo llevaron al médico y se comprobó abuso sexual, por lo que de inmediato acudieron con el arzobispo de Oaxaca, José Luis Chávez Botello. La promesa fue atención inmediata, pero no pasó nada.

“Exijo que las autoridades eclesiásticas que no solapen más a los pederastas, no es posible que me viole y lo dejan libre. ¿Dónde está la justicia?”, dice Lenin.

El joven se dice decepcionado de la iglesia y del sistema judicial al haber, a su opinión, encubierto y liberado a quien lo violó el Jueves Santo de Semana Santa.

En Oaxaca son dos los casos de pederastia clerical hechos públicos y cuyos párrocos fueron denunciados; es el caso de Gerardo Silvestre Hernández, acusado de violación de unos 100 niños indígenas de diversas comunidades, y el de Carlos Franco, ocurrido en marzo de este año, en la capital oaxaqueña.

En ninguno de los casos se ha hecho justicia, en ambos existen denuncias de presunto encubrimiento de la Arquidiócesis de Antequera que encabeza José Luis Chávez Botello.

A casi 3 años de su detención Gerardo Silvestre no ha recibido condena y el vicario Carlos Franco fue liberado, el pasado 18 de julio del año en curso, tres días después de su detención por falta de pruebas en su contra.

El 21 de julio pasado, Lenin y amigos que lo respaldan irrumpieron en el Centro Pastoral Diocesano cuando el padre daba una conferencia para anunciar que su liberación fue por ser inocente; ahí el joven y su madre lo encararon y exigieron dijera la verdad.

El joven asegura que perseguirá la justicia y buscará castigo para su abusador, así como hizo un llamado al Papa Francisco para que suspenda al vicario y evite nuevas agresiones.

La Silla Rota buscó postura de la Arquidiósesis, pero su vocero José Guadalupe Barragán declinó se dé alguna entrevista sobre el tema.

TE RECOMENDAMOS

Niños de Oaxaca, los que más “migran” a escuelas privadas

LO MÁS VISTO EN VIDEO

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo