Los "claroscuros" de las leyes secundarias de la reforma educativa

Por Valentina González

Este 10 de septiembre se cumplen tres años de la promulgación de las leyes secundarias de la reforma educativa, de las cuales, como resultado se puede hablar de tener un diseño bueno y moderno, pero también de una implementación deficiente, coinciden especialistas. 

Hace tres años, el presidente Enrique Peña Nieto, promulgó las leyes del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y la General del Servicio Profesional Docente, así como las modificaciones a la Ley General de Educación.

A decir de Marco Fernández, investigador de México Evalúa, estos tres años están llenos de claroscuros, pues por un lado ha habido intentos de mejorar parcialmente los sistemas educativos, pero en esos intentos los avances han sido contrastantes. 

“Se avanza, para luego, deshacer los avances o no aprovechar la nueva información que se genera. Por ejemplo, empieza a haber orden en la administración de la nómina magisterial, y sin embargo persiste la tolerancia a pagos ilegales de comisionados y sobre todo impunidad a estas violaciones de la ley. Hay un problema que persiste de transparencia sobre los resultados y los procesos de los sistemas educativos a lo largo del país.”, dijo el también profesor del Tecnológico de Monterrey. 

Fernández detalló que muchos de los sistemas clientelares, corporativistas que dominan a los sistemas educativos tienen en sus orígenes problemas de opacidad y corrupción. Y que ahora que se creo el Sistema de Gestión Informativa, la información que se ha ido recopilando no se ha hecho publica a la ciudadanía, a pesar de que se ha hecho publica para poder evaluar mejor la reforma y su implementación.

Señaló que aún falta transparencia en los resultados para poder garantizar que los mejores evaluados sean realmente quienes están consiguiendo las plazas disponibles en los sistemas educativos. Además, agregó que no se han logrado desarrollar las tutorías que requieren los nuevos docentes para ir mejorando su preparación a partir de los resultados de las evaluaciones de su desempeño. 

“Hay un largo camino por recorrer, pero también es cierto que los grados de discrecionalidad respecto a como se vendían las plazas se han reducido, aunque no nos queda claro que se hayan eliminado totalmente, pero no podemos decir que estamos igual que antes de la Reforma Educativa”, enfatizó. 

Por su parte, David Calderón, director general de Mexicanos Primero, señaló que las leyes secundarias tienen cosas positivas que se pueden rescatar, entre ellas es que ahora los profesores pueden aspirar a ser directores de sus escuelas. 

“En dos años se ha dado la generación de directores y supervisores jóvenes que quieren intentar nuevas cosas para las escuelas. Mismos que no le deben sus puestos a nadie y que están concentrados en lo educativo”, dijo Calderón. 

Sin embargo, añadió que ha habido errores en la implementación de la Reforma, por un lado, hubo pasividad durante la administración de Emilio Chuayffet, y por el otro, intolerancia por parte de los colaboradores de Aurelio Nuño. 

“La Reforma cuenta con un diseño bueno y moderno. Pero con una implementación deficiente. Para que rinda los frutos que se quieren, tendría que implementares completa y con las consecuencias que tiene, lo cual se ha retrasado por los grupos involucrados”, recalcó. 

Este jueves, en el Instituto Belisario Domínguez se llevará a cabo el seminario “A tres años de la reforma en materia educativa”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo