Buenas noticias para esposos obligados a separarse tras 62 años

La historia se compartió más de 10 mil ocasiones

Por:

¿Recuerdan la historia de Wolf y Anita Gottschalk? Ellos han estado juntos desde hace 62 años cuando decidieron casarse y fueron separados hace un par de semanas, porque el asilo en el que se encuentran anunció que no contaban con la infraestructura necesaria para mantenerlos juntos, especialmente por los cuidados de salud que cada uno necesita.

La fotografía en la que se puede ver a la pareja llorando al momento de despedirse le dio la vuelta al mundo. Fue tomada por su nieta Ashley Bartyik, quien la describió como la “foto más triste que he tomado”. Según contó cada vez que la pareja es separada, ambos terminan llorando.

Su familia tiene que hacer un hacer un viaje en automóvil de aproximadamente 30 minutos al menos dos veces a la semana para que ambos puedan estar poco tiempo juntos.

Después de que esta historia se volvió viral –y conmovió a las redes sociales– llegó una buena noticia para el matrimonio. Otra casa hogar les ofreció facilidades para que ambos puedan vivir ahí. Si bien es cierto no podrán estar juntos en el mismo cuarto, sí podrán estar a unos cuántos metros de distancia, lo cual alivia el gasto de los viajes.

La historia de amor que conmueve a Internet

Wolf Gottschalk, de 83 años, y su esposa Anita, de 81, se conocieron cuando eran adolescentes porque sus familias vivían en el mismo edificio de departamentos en Dusseldorf, Alemania. 

En 1954, ambos se casaron. Él trabajaba en la construcción y formó parte de la Marina Mercante, mientras que ella trabajaba en un negocio local. Poco después migraron a Canadá, en búsqueda de una mejor vida para sus hijos. 

Una vez en British Columbia, Canadá, tuvieron tres hijos: dos niñas y un niño. Sin embargo, 62 años después, la pareja fue forzada a separarse, porque en el asilo donde vivían no existía suficiente espacio para dos personas en cada habitación. 

Sus problemas de salud hacen que cada vez sea más difícil encontrarles un hogar juntos. Wolf tiene problemas cardiacos, sufre de demencia y hace poco le diagnosticaron un linfoma (cáncer); por lo que su familia teme que en el poco tiempo de vida que le queda, pueda olvidar a su esposa. “Eran inseparables. Hacían todo juntos”, contó Ashley Bartyik, su nieta.

Loading...
Revisa el siguiente artículo