Instrucciones para desconectarse

Por: Metro

Para ser leídas con: Connected, de Hoobastank

 

Paso 1. Suponga que puede haber vida más allá de la pantalla

Cuando se canse de buscar más espacio para otra aplicación y se cache prendiendo y apagando el teléfono nomás porque sí, como rogando al celular que algo aparezca para poder emplear los cinco segundos de paz mental que pudo haber tenido, hágase un favor y pare un momento. Recuerde esos tiempos del Pleistoceno en los que no existía el móvil, que cariñosamente nombramos “celular” (más por pertenecer a la entraña corporal, que por tener una recepción decente de sus señales), en donde uno sabía cómo convivir en la mesa; cómo cruzar la calle, cómo irse a dormir, cómo manejar y cómo hacerle caso a su interlocutor sin ver su dispositivo negro.

 

Paso 2. Viva  en constante 1%

El frenesí de vivir hiperconectados nos ha hecho ignorar que la sabia administración de los hábitos de vida y la auditoría constante de la motivación de cada uno de los actos, lo conecta en realidad con usted mismo, sin fibrilar por si llegó o se fue un mail. ¿Qué le parece si por dos días se deshace de los aditamentos (todos ellos orgullosamente Made in China) que tienen como fin dar saludable porcentaje extra de batería (que así le permitirá sentirse tranquilo en la vida). Nos aferramos hasta con lo intangible. Por ello evite el estrés de quedarse sin pila y muy simple: no la use. Dese una sorpresa analógica con un apagón digital y pruebe hacer una visita con quien iba a juatsappear durante hora y media. De esta forma se dará cuenta quién controla a quién.

 

Paso 3. Mida sus olvidos

¿Cuál es su registro emocional y mental cuando se le olvida el celular en casa? ¿Puede sobrevivir a esa tragedia o le bastaba este hecho para darse cuenta de su percepción confusa de la realidad? Si así fue, celebre el olvido y haga un recuento de qué otras confusiones puede haber. Si no se dio de esta manera, evite perder más tiempo y regrese corriendo por ese celular. De otra forma se estará perdiendo de lo más importante.

Paso 4. Pruebe con un espejo

El celular hace que la oficina y varias geoposiciones más estén disponibles en la palma de su mano. Sólo que esto ha hecho que uno confunda la herramienta y la entienda como un fin en sí misma. La tecnología prometió desarrollos y sistemas para que las cosas fueran más sencillas y así contáramos con más tiempo libre. La pregunta más importante: ¿para qué? Parece ser que erramos: recuerde qué tanto tiempo libre (y de calidad) tenían sus abuelos. Tal vez hacemos más cosas y más rápido, sólo para llenar esos huecos con más pendientes y urgencias. Por ello dese el gusto de frenar y disfrutar con total conciencia, que cuenta con una conciencia.

 

Paso 5. Sepa que morirá sin Whatsapp

Por triste que suene todos moriremos, por más monstruos que hayamos capturado en el Pokédex. Si esto no genera perspectiva en sus prioridades, siga en piloto automático, pero sepa que en este momento está construyendo las causas de lo que le tocará mañan

Loading...
Revisa el siguiente artículo