Instrucciones para disfrutar este simulacro

Por: Metro

Paso 1. Prepárese para lo peor

Exagerar es la forma más inmediata que tenemos para decir la verdad. A todos nos gustaría que la realidad fuera como es descrita por su expectativa, pero no. Sepa que aquí, en este estado y cuando realmente necesite ayuda, todos los Supermanes pasarán frente a usted, en plan de Clark Kent. Para eso se inventó el concepto de simulacro. Para imaginar la peor realidad posible y alojarla en su corazón (en lugar de su opuesto).  

 

Paso 2. Viva ordenadamente en sociedad

Véalo realista (y artística)mente: pocas situaciones pueden ser tan divertidas o aburridas como fingir que está siendo real. No porque tengamos miedo a perder el tiempo sino por no saber dónde colocar el ocio y sus devastadoras consecuencias mentales. Así, cuando sea formalmente invitado a participar en una simulación (sea para toda su vida o sólo por un ratito) procure poner su mejor rostro (no olvide el título de este texto), no correr, no gritar, no empujar y mantenerse obediente de los flujos socialmente aceptados.

 

Paso 3. ¿Dónde simular?

Si de simular se trata, el mundo es también un lienzo en blanco: en los almuerzos prolongados destinados a platicar; en la relación de pareja que ya no es pareja; si usted tiene una cuenta de Yahoo; en las vacaciones adheridas a un celular; en las noticias que cuentan mucho, pero que se cuentan como cuentos; en las juntas con los jefes donde todo mundo debe poner Disney face; en el espejo por las mañanas; en el momento en que quiere recordar quién era en realidad usted.

 

Paso 3. Hurgue en su simulacro

Recuerde que caminar adelgaza cualquier problema. Y ahora que sabe que va a jugar a jugar, intente llevar a cabo todo lo que ha soñado y que
por importancia personal o no se ha atrevido. Revise su vida, una los puntos y vuelva a caminar mientras revisa qué de ella pudiera ser un simulacro. Hay unos tan buenos que seguramente siguen enmascarados, sin que usted así lo note.

 

Paso 4. Compórtese (y no simule que lo hace)

Todo mundo tiene vidas paralelas. Si de casualidad no se ha topado con alguna, preste salvaje atención en lo que piensa mientras usted (no así su
mente) se encuentra en el baño, cuando maneja o durante un domingo cuando se
queda solo en casa. Si la pongo como “otra vida” es precisamente con el fin de
alimentar toda la ansiedad posible y diferenciarla de aquella en la que todo mundo espera un comportamiento y una respuesta específica de usted. Ahí y así es donde suceden cosas. Dentro.

 

Paso 5. Aprenda sus lecciones 

La alternativa de escarmentar en cabeza ajena en su vida cotidiana es tanto como pedir que se viva previamente para, desde el futuro regresar y darse consejos a sí mismo. Con eso bastaría para que un simulacro perdiera sentido, por eso en este caso y para que duerma con la conciencia tranquila, podría decirse que mentir dignifica. (Mentira)

 

Paso 6. Simule que regresa a la realidad

Algo debe llamar poderosamente la atención de un extraterrestre: el hecho de ver que la humanidad nace, vive y muere ensimismada en la ilusión del Yo, una especie de simulacro de vida que hace rendir pleitesía a otros simulacros (la geometría de su cartera, la altiplanicie del bajovientre, el aplausómetro a su persona y otros artes vernáculas). Simulamos desapego y éste simula ser de mentiras mientras nos devora. Simule entonces que no se preocupa, es la mejor manera de pasar en blanco este trance y rogar a que haya otra oportunidad.

 

Paso 7. Sepa bien que no hay razón 

Simule, pero de manera profesional. Haga como que está leyendo esto y simule que vive en un país en el que no se bosteza para gobernar y en donde la ley no es pretender pasarse de listo en cualquiera de las modalidades personales y colectivas. Simule que todo está y va a estar bien a pesar este simulacro. Imagine que en realidad, somos seres mágicos que dejaron de pretender que son tan solo personas y que la magia consiste en ser congruentes, altruistas y conscientes de sí. Y si por alguna razón, todo hasta aquí ha fallado, entonces por favor simule que no necesita una razón para ser feliz.

Loading...
Revisa el siguiente artículo