Gobierno de Coahuila da contratos millonarios a empresas fantasmas

La mayoría de estas empresas facturan servicios de consultoría, así como venta de muslo y pierna de pollo, huevo, bolos infantiles, edredones, cobijas, medicamentos y materiales de curación

Por:

El gobierno de Coahuila encabezado por Rubén Moreira paga decenas de millones de pesos del erario a empresas fantasma.

Se trata de presuntas compañías que tienen sus domicilios lo mismo en bodegas, casas inhabitadas, vecindades y edificios de oficinas donde nadie las conoce en la Ciudad de México, Monterrey y Saltillo.

Aunque facturan millones, no tienen portales en internet ni teléfonos ni logotipos de identidad ni correos electrónicos, pero a esas empresas el Gobierno de Coahuila les otorga contratos millonarios a través de adjudicaciones directas.

Una investigación de Reforma encontró que la mayoría de estas firmas facturan servicios de consultoría, así como venta de muslo y pierna de pollo, huevo, bolos infantiles, edredones, cobijas, medicamentos y materiales de curación.

Según fuentes cercanas a la Secretaría de Finanzas de Coahuila se facturan supuestas asesorías, productos perecederos, alimentos o consumibles a los que es muy difícil rastrear o verificar su aplicación en una auditoría.

Entre las empresas a las cuales el gobierno ha realizado pagos se encuentra: Nuberia Comercial de México y Consultora Murano, en la Ciudad de México; Comercializadora Vilansa y Operadora de Negocios Egeo, en Monterrey, y Riviera Álamo, en Saltillo, son algunas de las firmas favorecidas.

Las consultoras no venden asesorías ni estudios ni programas de capacitación, sino huevo, pierna y muslo de pollo o cobijas y edredones.

A Nuberia Comercial, el gobierno de Coahuila le ha adjudicado este año al menos cinco contratos por asignación directa por un total de 77 millones 513 mil pesos por los conceptos de colchonetas, colchones, material de curación, paquetes quirúrgicos y medicamentos.

La empresa no aparece en el Padrón de Proveedores y Contratistas del Gobierno de Coahuila vigente al 2 de agosto de 2016.

Murano tampoco aparece en el padrón. Tener un domicilio fantasma en Prado Norte 225, en Lomas de Chapultepec, y ser una consultora no le impidió cobrar una factura por 15 millones 389 mil pesos por huevo blanco, pierna y muslo.

Entre noviembre de 2015 y enero de 2016, el Gobierno de Moreira pagó a la empresa Vilansa, ubicada en Nuevo León dos facturas por un total de 11 millones 169 mil pesos por concepto de 42 mil 760 cobijas y 27 mil bultos de cemento.

En Saltillo destaca la empresa Riviera Álamo, una firma todóloga que, aunque su nombre no aparece en la lista de proveedores, ha facturado este año más de 24 millones de pesos al erario coahuilense por contratos obtenidos sin licitaciones.

Un caso más de opacidad es Asha Consultores Especializados y Consultorías Bardo ambas desconocidas en el mercado, se dedican supuestamente a dar asesorías, han facturado millones de pesos al Gobierno de Coahuila y comparten un mismo domicilio fiscal en la Ciudad de México.

La dirección que las dos consultoras tienen registrada tanto en el Padrón de Proveedores y Contratistas de Coahuila como en sus facturas es la de Andador 6, Manzana 7, Lote 8, Tierra Unida, en la Delegación Magdalena Contreras.

Se trata de un sector de escasos recursos, con calles cuesta arriba, casas en mal estado y caos vial.

El pasado 7 de abril el Gobierno de Rubén Moreira pagó a Asha 5 millones 800 mil pesos por concepto de una consultoría en administración de personal y un pago idéntico a Bardo por asesoría en estrategia y capacitación en informática.

Otros caso de empresas fantasma son los de Asha Consultores Especializados, Consultorías Bardo, Vilzel Consultoría Integral y Hotelería y Alimentos GRF, ubicadas en la Ciudad de México.

A éstas se suman Comercializadora Universal Tobosa y Constructora y Comercializadora Sara, de Saltillo.

TE RECOMENDAMOS

El Caso Iguala sigue siendo un expediente abierto: CNDH

Loading...
Revisa el siguiente artículo