Enrique Bunbury celebra sus éxitos en su "Mutaciones Tour"

Por: Metro

Con 30 años de trayectoria, el cantante español Enrique Bunbury confirmó que se mantiene en una constante metamorfosis en el rock, con la presentación de su Mutaciones Tour 2016, la noche de este miércoles en el Auditorio Nacional.

Alrededor de 10 mil asistentes recibieron al músico de pie; él, de traje negro con dragones rojos, recibió a todos con “Iberia sumergida”, tema que formó parte del último álbum que lanzó con Héroes del silencio.

De aquel tema de 1996, continuó con “El club de los imposibles”, incluido en el considerado por muchos, como su mejor disco en solitario: Flamingos” (2002).

Gritos de “Enrique, Enrique” inundaron el recinto, por lo que Bunbury ofreció sus primeras palabras, “Muchas gracias Ciudad de México, a todos ustedes, primero, por acompañarnos esta noche, la primera de cinco, es nuestra especie de maratón en la ciudad. Agradecemos que hayan venido hoy, día de lluvia”.

“Venimos con ganas de celebrar 30 años de mutaciones y hacer un recorrido por estas tres décadas de canciones, desde lo más cercano que es el “unplugged” hasta lo más lejano. Esperamos que el repertorio que elegimos para ustedes sea de su agrado” dijó el intérprete.

Tras esto se escuchó “Dos clavos a mis alas” y “Sirena varada”, otro éxito de una de las consideradas mejores bandas de rock en español, y que fue seguida con las palmas.

Acompañado de su guitarra entonó “Porque las cosas cambian” y para “El camino del exceso”, “Quique” el entró en calor y se despojó de su saco, quedándose solamente con su chaleco.

Ya más ligero de ropa, hizo gala de sus sensuales movimientos al ritmo de “Avalancha” para complacencia de todos a quienes les deseo la mejor de las venturas con “Que tengas suertecita”.

En el soundtrack de vida de Bunbury, se encuentra también una colaboración con Nacho Vegas, “El tiempo de las cerezas” (2006), motivo por el cual “Puta desagradecida” formó parte del setlist de la noche.

El acordeón ayudó para interpretar “Extranjero”, aunque fue la voz del público la que más resonó tanto en el Coloso de Reforma como hasta el “Infinito”.

Por más que pasen los años, Enrique confirmó que pasará a la eternidad como “El hombre delgado que no flaqueará jamás”.

Tras “Despierta” tocó el turno nuevamente de un tema de Héroes, correspondiente justamente a su álbum debut, el español llevo al público “Mar adentro”, lugar al que fueron complacidos.

El rock siguió con las estrofas de “Maldito duende”, que tuvo a los asistentes al éxtasis, sobretodo porque el compositor se bajó del escenario, la gente no tardó en levantarlo en hombros.

La presentación de La banda Los Santos Inocentes que acompaña al cantautor fue presentada previo a “Lady blue”, melodía con la que se despidió, por primera vez. “Un inmenso placer tocar y cantar para ustedes esta noche”.

Al cabo de unos minutos, reapareció con playera, sombrero y mascada negra. “Esta es la primera vez que estamos haciendo todas estas canciones en un mismo repertorio. Las estamos cantando para ustedes, que las recuerden y las canten con nosotros. Para mí es especialmente emocionante y de verdad les agradezco”.

“Más alto que nosotros solo el cielo” y “Si” se escucharon en este bloque que cerró con “La chispa adecuada”, una de sus canciones icónicas y que el público no perdona.

Las luces se apagaron pero los gritos no cesaron, así que se escuchó una voz: “No se vayan todavía. No sé si mañana tienen algo que hacer pero venimos de lejos a cantar para ustedes, si nos lo permiten, si no les importa, podemos tocar un poco más”, expresó.

“Los habitantes” y “De todo el mundo” fueron parte del cierre, mientras que “Y al final” fue el tema de despedida. “De verdad ha sido un inmenso placer cantar para ustedes. Hasta siempre”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Roger Waters en el Zócalo, ¿ya tienes tu tarjeta de seguridad?

Loading...
Revisa el siguiente artículo