Marina puso trampa a PF para llevarse crédito por recaptura de El Chapo: Proceso

Los testimonios que cinco funcionarios del área de inteligencia del Gobierno Federal dieron al semanario Proceso confirmaron que la aprehensión fue por casualidad

Por:

La recaptura de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera el pasado 8 de enero en Sinaloa ocurrió por casualidad y el papel preponderante lo tuvo la Policía Federal, sin embargo, la lucha de poder provocó un pleito con Marinos justo antes de despegar el avión que trasladaría al narcotraficante a la Ciudad de México. 

Según testimonios que cinco funcionarios del área de inteligencia del Gobierno Federal dieron al semanario Proceso, el vicealmirante Marco Antonio Ortega Siu tendió una trampa al coordinador estatal de la Policía Federal Preventiva, Nicolás González Perrín, para que sólo la Marina escoltará a Guzmán Loera a la capital. 

Aunque los marinos sólo tenían conocimientos de la presencia de Iván Gastélum Cruz alias El Cholo en una casa de seguridad del Cártel de Sinaloa donde también se encontraba el “El Chapo”, un tiroteo provocó el escapé de  ambos, tras el cual policías federales, atendiendo el reporte de un Ford Focus rojo robado, lograron ubicar y detener al capo. 

Desde el momento de la detención, el atrincheramiento en el Motel Doux para evitar un posible rescate, hasta la orden de trasladarlo a la Ciudad de México, la PF tuvo el control del operativo, sin embargo, el avión más cercano era de la Marina, el cual se encontraba en el aeropuerto de Los Mochis. 

Una vez arriba de la aeronave junto a los narcotrafcantes, Ortega Siu ordenó bajarse al jefe de la Policía y uno de sus elementos, orden que González Perrín se negó a obedecer: “Es nuestro detenido y no lo voy a dejar”.

“¡Hijos de su puta madre. Se van a bajar porque yo lo ordeno!”, contestó el vicealmirante, lo que desató una fuerte discusión entre ambos, misma que quedó asentada en reportes oficiales, pues González Perrín mantuvo abierta una llamada con sus superiores en la Ciudad de México, mismos que le ordenaron no soltar la custodia de “El Chapo”.

Tras el intercambio de gritos y groserías, Ortega Siu cedió a que viajara el mando policial y uno de sus elementos, pero no sin antes darles unos minutos en privado con su gente. 

Cuando González Perrín se acercó a la puerta del avión, el Marino ordenó que la cerraran, sin embargo, el Federal logró reaccionar y quedarse adentro. 

Tras la trampa que Ortega Siu intentó poner a González Perrín, los 80 policías que estaban en el aeropuerto rodearon al avión y quedaron frente a los marinos. 

Elementos del Ejército se acomodaron detrás de los policías para darles apoyo, tras lo cual Ortega Siu accedió a que el mando policial custodiara al narcotraficante. 

El viaje ocurrrió en completo silencio, y aunque originalmente la nave llegaría al hangar de la PGR, al aterrizar se metió en el de la Marina, concluye Proceso. 

Loading...
Revisa el siguiente artículo