Alvarado admite pagos a productoras ajenas a TV-UNAM

Justificó que es una práctica extensiva en toda la televisión pública, que se hizo para tener calidad en contenidos y no engrosar el gasto salarial de la Subdirección de Producción

Por:

El ex director de Televisión de la Universidad Nacional Autónoma de México (TV-UNAM), Nicolás Alvarado, admitió que en su gestión se contrataron a casas productoras externas para la realización de contenidos, pero atajó que se hizo para garantizar la calidad de los programas y al mismo tiempo no engrosar el gasto salarial.

En conferencia de prensa este jueves, explicó que los gastos por producción oscilan entre los 120 y 170 mil pesos por capítulo, pero aclaró que se garantizó la participación de personal de base de TV-UNAM como camarógrafos, asistentes, iluminadores, constructores de escenografía y transportes.

Dijo que en algunos casos las contrataciones de casas productoras se hicieron por “concursos por invitación a tres proveedores, y se eligió a la más adecuada; en otros casos las casas productoras vinieron a ofrecernos proyectos que tenían ya registrados y ahí se utilizó la figura de obra por encargo”.

“Se optó por contratar empresas o personas por proyecto, buscando a los profesionales mejor capacitados para realizar programas específicos”, como Entrevistas Imposibles, Gabinete o Punto Doc, a los cuales se les pagó por honorarios, es decir, sin crear vínculo laboral con TV-UNAM.

TAMBIÉN PUEDES LEER

Trabajadores de TV UNAM preparan denuncia contra Nicolás Alvarado

Esto se hizo, dijo, “a fin de no engrosar una estructura laboral en la Subdirección de Producción ya de por sí obesa. Con el fin de no lastrar a TV-UNAM con un gasto salarial aún mayor del que ya tiene -y que ronda los 96 millones de pesos anuales”.

Apuntó además que se alquiló por 16 mil por servicio una unidad móvil al Instituto Morelense de Radio y Televisión para transmitir en alta definición los conciertos de la Orquesta Filarmónica de la UNAM y la de Minería, esto a petición de los propios música y del público para mejorar la calidad de audio e imagen.

Nicolás Alvarado, cuya gestión en TV-UNAM fue del 18 de enero al 1 de septiembre pasado, salió a responder a las críticas que hicieron un grupo de trabajadores y ex trabajadores de la televisora universitaria sobre supuestos dispendios en pagos a empresas externas y despido injustificado.

Incluso los inconformes adelantaron que podrían presentar una denuncia en contra del ex director de TV-UNAM ante la Secretaría de la Función Pública (SFP), ante lo cual Alvarado dijo que de ser el caso, la enfrentará con su defensa legal.

Cese de trabajadores

En ese sentido, el también escritor detalló que en su gestión se terminó la relación laboral con 15 personas, en algunos casos porque se fueron con el anterior director y en otros porque su desempeño ya no satisfacía a la nueva administración.

“Hubo tres subdirectores que se acordó con el anterior director de TV-UNAM que se fueran a trabajar a Canal 22, es el caso de Patricia Aguilar, Felipe Oropeza y Celia Osorno; un subdirector con el que no llegué a un acuerdo, es el caso de Guadalupe Alonso, que se fue a trabajar a Canal 22 también.

“Un subdirector al que sí decidí relevar de sus tareas dado que no cumplía con ellas, que era el subdirector de Difusión, Víctor Manuel Juárez; después de eso quizá el subdirector de Programación me pidió dos cambios, con eso suman siete trabajadores”.

A esos siete se sumaron nueve más: cinco funcionarios de la Subdirección de Programación y dos trabajadores de confianza, a quienes se les ofreció su liquidación que es de tres meses de sueldo más 20 días por año trabajado, además de una indemnización; y dos locutores que laboraban con contrato mensual por honorarios.

El escritor dijo que con su llegada a la dirección de TV-UNAM se afectaron “maneras de trabajar, personas que realizaban una hora de televisión a la semana, que no ingestaban sus materiales al servidor, que no respondían a la solicitud de un informe de trabajo”.

Refirió que en la conferencia de trabajadores en su contra, estuvo Paulina Lavista, quien se molestó “porque su programa Luz verde no se terminó de producir”.

“La persona responsable de ese programa le dijo a la Subdirectora de Producción que Paulina Lavista estaba de año sabático y no podía trabajar, al mismo tiempo ella me buscaba a través de esta persona y esta persona no me informaba, eso en mi pueblo a eso le llaman sabotaje. Eran vicios que no parecía seguir cultivando”, relató.

Sobre contratar productoras externas y despedir a personal interno, justificó que no se trató de un contrasentido debido a que se algunos trabajadores no sabían usar programas de diseño, guionistas y animadores que cultivaran diferentes estilos, entre otros.

Por la experiencia que tuvo en TV-UNAM, Nicolás Alvarado aceptó que se arrepiente de haber sido funcionario público y que no ocupará un cargo similar en ningún otro ámbito, y se dedicará a tareas independientes, como escribir y colaborar en algunos medios de información.

Loading...
Revisa el siguiente artículo