El ABC del secuestro en México; qué hacer y cómo prevenirlo

Según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, en promedio, por cada secuestro reportado, cinco no se denuncian

Por:

Lo que te puede interesar 

De acuerdo con la Universidad Autónoma de México, aproximadamente 5 mexicanos son secuestrados cada día.

Datos generales 

Los estados con mayor número de secuestros son: La Ciudad de México, Guerrero, Baja California y Michoacán.

Las principales víctimas de los secuestradores son personas de conocida solvencia económica (empresarios, industriales, políticos, comerciantes, ganaderos, artistas) y los familiares de estos.

Según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, en promedio, por cada secuestro reportado, cinco no se denuncian.

Mas del 75% de ellos se soluciona con el pago del rescate.

Los lugares donde más comúnmente ocurren secuestros son en el trabajo o casa, restaurantes o sitios cercanos al domicilio.

 

Lo que debes saber

Tipos de secuestro y sus características 

Express

Es un secuestro de un período corto, con una ganancia rápida, de una o más personas.

Presionan al individuo a realizar extracciones de efectivo de cajeros o solicitan un rescate.

Los pedidos de rescate son montos pequeños o más fácilmente obtenibles.

Bajo profesionalismo de los delincuentes, normalmente violentos.

Genera un daño moral y psíquico en las víctimas y su entorno.

Colectivo

Es un delito utilizado con menor frecuencia.

Su objetivo es obtener un salvoconducto (rehenes), para negociar una entrega o pedir medios de escape seguros.

Los delincuentes suelen ser ladrones y no secuestradores profesionales.

Extorsivo

Es un delito más complejo que los anteriores.

Su objetivo, al igual que en los otros casos, es obtener dinero efectivo.

Como víctimas, generalmente se seleccionan personas con solidez económica.

Virtual – Extorsivo

Es un secuestro tácito.

Los delincuentes aprovechan la ausencia de una persona (viajes, cine, etc.) para extorsionar a la familia.

Las cifras solicitadas son menores, por lo que es más fácil reunir las sumas que demandan.

Ejemplo más común: las llamadas realizadas desde los centros de detención o cárceles.

Los delincuentes acceden a la información por varias vías:

Guía telefónica.

Cupones de concursos.

 

¿Cómo prevenir un secuestro?

Cualquier persona puede ser víctima del secuestro no importa su estrato social, cultural y económico. 

No concentrar el dinero en una sola cuenta bancaria y no manejar grandes cantidades de dinero en efectivo. 

Elaborar un plan propio emergente y con responsabilidad instruya a su familia a protegerse y guardar las precauciones debidas. 

Determinar objetivamente el grado de riesgo y vulnerabilidad. 

Mantener un bajo perfil, no ser ostentoso, ni hacer públicos los éxitos financieros. 

Ser impredecible, evitar toda rutina, cambiar continuamente rutas de desplazamiento, medios de transporte, fechas y horarios de sus actividades. 

Negar concertar citas con desconocidos en lugares poco frecuentados o apartados. 

Siempre poner al tanto a algún asociado o miembro de la familia del lugar que visita o va a concurrir cuando deja la oficina o su casa, y de la hora que intenta regresar. 

Estar siempre atento, examinar al detalle su entorno; informe inmediatamente a las autoridades cualquier situación sospechosa. 

Observar que no haya personas con actitud sospechosa, cerca de casa, del automóvil, de la oficina o lugar de trabajo. 

En especial, cuando visualice personas desconocidas, procure alejarse del lugar y, de preferencia, acuda a un lugar público con afluencia de gente, avise de inmediato a la policía y a un familiar. 

Cuando tema que lo están siguiendo busque rutas alternativas a su destino, evite las establecidas por costumbre. 

Evitar sitios poco concurridos y sin vigilancia. 

 

¿Qué puede hacer la familia del secuestrado?

De acuerdo con Moisés Reyna Montalván, autor de El Secuestro en México, una vez que los secuestradores realicen llamadas telefónicas a la familia de la víctima y les hagan saber las demandas económicas y las instrucciones para el pago del rescate, se debe denunciar ante las autoridades. 

Pasos a seguir según el experto: 

No comentar el suceso con nadie, hacerlo únicamente con familiares directos. 

No contratar negociadores privados. 

Conservar la calma. Los secuestradores están principalmente interesados en el dinero y tratarán en la medida de lo posible, de mantener con vida a la persona retenida. 

Tratar de no polemizar con ellos, no importa cuán razonables puedan lucir los secuestradores superficialmente, no se puede confiar en que actúen normalmente y sus acciones puedan ser impredecibles. 

Cumplir con las instrucciones de los captores lo mejor posible. 

No discutir con ellos nada sobre la negociación, antes de que se lo pidan. 

Tomar mentalmente nota de todos los movimientos, incluyendo el tiempo, direcciones, distancias, olores especiales y sonidos. 

Cada vez que sea posible, tomar nota de las características de los captores, de sus hábitos, modo de hablar, y de los contactos que hacen, de sus gustos o disgustos, etc. Tal información puede ser de gran ayuda para las investigaciones posteriores. 

Evitar hacer observaciones provocativas a los captores. 

LO MÁS VISTO EN PUBLIMETRO TV:

Loading...
Revisa el siguiente artículo