#Confidencial: Mancera y la inseguridad

El mandatario capitalino dijo que la inseguridad es un asunto de percepción

Por:

Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México, de plano perdió el piso. Sin importarle las denuncias de asaltos en muchos puntos importantes de la capital y los números oficiales en torno a los homicidios y la extorsión, dijo que la inseguridad es un asunto sólo de percepción.  Mancera ha dicho que la violencia e inseguridad en la Ciudad de México es culpa del efecto cucaracha que viene del Estado de México y ahora su conclusión es que es un asunto de percepción más que de realidad.

Delfina Gómez, promotora de la soberanía de Morena en el Estado de México (nombre rimbombante que se usa en ese partido para identificar a quien será el candidato a una gubernatura y evitar así una sanción electoral), comienza a tener dificultades en las mediciones que determinan el nivel de popularidad, con miras a las elecciones del próximo año, por lo que nos aseguran que será el propio Andrés Manuel López Obrador quien intensificará la propaganda a favor de la maestra. De entrada, el tabasqueño en el último video que publicó en redes sociales despotricó contra la panista y aspirante a la gubernatura mexiquense, Josefina Vázquez Mota, por el financiamiento que recibe su organización civil que da apoyos a mexicanos en Estados Unidos.

Luis Enrique Miranda, titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), tuvo ayer un día muy complicado, pues durante su comparecencia ante legisladores uno de los temas que marcó la reunión fue el de su perfil de operador político. La oposición no dudo y de inmediato se fue directo a la yugular del funcionario, a quién le reclamaron el reparto de despensas Diconsa y tarjetas electrónicas en municipios mexiquenses. Obvio, Miranda, se defendió y rechazó cualquier acusación y en un tono molesto dijo: “no soy un operador electoral. Soy un operador político. No vengo a favorecer a un partido determinado en ninguna elección. Soy orgullosamente mexiquense; también soy priista, pero antes que nada soy mexicano y respeto la ley”, respondió.

Aurelio Nuño, secretario de Educación, demostró muy poca paciencia en su comparecencia con legisladores. A pesar de que es un ejercicio cada vez más desgastado pues no existe una rendición real de cuentas entre los dos poderes de la Unión, es el único momento en que cara a cara se debaten temas fundamentales y sensibles del gobierno federal. Pero a Nuño no le gustó la forma en la que le habló un diputado de Movimiento Ciudadano a quien terminó acusando de demagógico e impreciso. El clima de la comparecencia se tornó pesado y la cara de Nuño fue todo el tiempo de molestia.

Loading...
Revisa el siguiente artículo