Reforma cambia de rostro entre gigantes

Rascacielos y una Línea de Metrobús con camiones de doble piso estilo Londres marcarán esta vía neurálgica de la Ciudad de México

Por:

La avenida Paseo de la Reforma de la Ciudad de México se consolida como una de las más importantes del país, pues además de ser la principal vía para marchas y manifestaciones políticas y sociales, transita hacia la modernización con megatorres y un transporte estilo Londres.

Reforma cruza la delegación Cuauhtémoc, corazón político, cultural y económico de la capital, y posee la Bolsa Mexicana de Valores, las oficinas de Grupo Bancomer, HSCB, sedes de Banamex, lo que lo consolida como un corredor financiero en potencia, por detrás de Santa Fe, al poniente.

Esta avenida, de 14.7 kilómetros, fue fundada en el siglo XIX y primero fue llamada Paseo del Emperador, luego Paseo Degollado y finalmente Paseo de la Reforma, en reconocimiento al proceso reformista que impulsó Benito Juárez.

TAMBIÉN PUEDES LEER

Prevén más saturación vial de Reforma por nuevas oficinas

Prevén saturación de Metrobús en Reforma; plantean desahogar con Metro

Además de tener importantes monumentos como el Ángel de la Independencia o la Diana Cazadora, el Templo de San Hipólito o el Bosque de Chapultepec, Reforma vive un boom inmobiliario que lo hace ser un corredor de rascacielos al estilo Santa Fe.

Ahí están la Torre Reforma, de 244 metros de altura; la Torre Bancomer, de 235 y la Torre Mayor, de 225, pero también se levantarán otros gigantes como un edificio de 300 metros en la Glorieta de Colón o la Torre Cuarzo, en la Esquina de la Información.

Esto motivó que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) invirtiera más de mil 400 millones de pesos para la renovación de la red eléctrica de las colonias Centro, Cuauhtémoc y Juárez, que tenía en promedio 50 años de antigüedad.

Dicha red se construyó para atender servicios de baja tensión, es decir, domésticos, pero con el crecimiento inmobiliario y comercial de la zona, motivado en parte por la renovación de Reforma que inició en 2001, se vio rebasada y presentaba fallas e interrupciones en el suministro de energía.

La movilidad

La importancia de Reforma -una vía que además de recibir cientos de marchas y miles de autos, también atraen a muchos turistas- orilló al Gobierno de la Ciudad de México a implementar la primera ruta de Metrobús del país que contará con camiones de doble piso, similares a los de Londres.

“Por tratarse de uno de los bulevares más emblemáticos y bellos de la Ciudad de México y del país, el concepto que Metrobús va a usar en Reforma es muy ligero”, destacó en 2015 el director de Metrobús, Guillermo Calderón.

Para expertos en movilidad y ciudad, como Roberto Remes, actual coordinador de la Autoridad de Espacio Público de la Secretaría de Desarrollo Urbano (Seduvi), el desarrollo de grandes edificios en Reforma podría saturar la Línea 7 del Metrobús, pues se harán más viajes a las oficinas nuevas.

Este fenómeno ocurrió en el corredor Insurgentes, donde la Línea 1 es además de la más extensa, la más saturada, pues en esa vía se construyeron torres de oficinas que atraen miles de viajes al día.

En marzo de este año, antes de coordinar la AEP, Remes declaró a Publimetro que “la preocupación sin duda (es que) va a tender a saturarse (la Línea 7 del Metrobús). Ningún dato me dice que no se va a saturar. Sí se va a saturar, le ponga articulados o le ponga doble piso, sí se va a saturar”.

Datos del Metrobús indican que la Línea 7 atenderá a 100 mil usuarios por día a través de 80 unidades de doble piso (al estilo Londres) y articuladas que sustituirán a 180 autobuses convencionales; sin embargo, la demanda de transporte en Reforma podría crecer a los 140 mil pasajeros por día.

Ante ese escenario consideró que se debía analizar la construcción de la Línea 11 del Sistema de Transporte Colectivo planteada en el Plan Maestro del Metro desde 1996; esa ruta se trazó de Periférico Norte a Bellas Artes por Santa Mónica, Marina Nacional, Mariano Escobedo y Paseo de la Reforma.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) adelantó que en los próximos tres años se espera la construcción de 1.2 millones de metros cuadrados de oficinas en Reforma e Insurgentes, lo que implicará 40 mil cajones de estacionamientos más y por consecuencia 80 mil viajes en automóvil al día a estas zonas generadoras de empleo, por lo que se complicará la movilidad.

El director de Gestión Ambiental de la delegación Cuauhtémoc, Javier Hidalgo, dijo a Publimetro que entre más cajones de estacionamiento se construyan con las megatorres, más se inducirá a la gente a llegar en automóvil, por lo que consideró que la Línea 7 del Metrobús es necesaria.

“El problema no es el Metrobús, el problema es que estos edificios se hicieron con una cantidad de cajones de estacionamiento estimulando que la gente llegue en coche. Son tres mil cajones los de la Torre Bancomer, si se suman los de las otras torres, son demasiados”, alertó.

Impacto vecinal

En medio de este panorama de desarrollo inmobiliario de Reforma, que reconfigurará el paisaje del centro de la Ciudad, están los vecinos de la zona, principalmente de las colonias Juárez, Cuauhtémoc, San Rafael y Tabacalera, que serán el patio trasero de esta importante vía.

Aunque son beneficiados con inversión y plusvalía, los habitantes de estas colonias padecen obras constantes, maquinaria pesada, calles destrozadas por empresas cableras, congestionamiento vial a cualquier hora del día, alta demanda de servicios, ruido constante, marchas.

Javier Hidalgo consideró que en estas colonias está latente el riesgo de que se dé un proceso de gentrificación, es decir, expulsión de la población de menores recursos y llegada de nuevos habitantes por el aumento del valor del suelo en las colonias que reciben grandes inversiones.

Datos del portal propiedades.com indican que, por ejemplo, los precios de departamentos en venta en la San Rafael crecieron hasta 114% entre 2013 y 2016, mientras que en la colonia Roma Norte el crecimiento fue de 75%.

En la Tabacalera los precios de departamentos en venta se apreciaron en un 50%, mientras que en la Juárez -que alberga la Zona Rosa- fue de 19%.

Para reducir los impactos de los megaproyectos en las colonias aledañas, la delegación Cuauhtémoc ha buscado acercamiento con los desarrolladores y vecinos para crear un fideicomiso que capté recursos provenientes de las empresa para destinarlos en medidas de mitigación en el entorno.

“La idea es contener el impacto de los nuevo edificios”, admitió Javier Hidalgo, director de Gestión Ambiental de la delegación Cuauhtémoc, quien recordó que la rehabilitación del Monumento a la Madre se hará con 150 millones de pesos aportados por Abilia, desarrolladora del proyecto R432, que estará ubicado en la Glorieta de La Diana y la calle Sevilla.

“Se requiere orden en Reforma no para impedir que se den las inversiones (en rascacielos) sino para evitar que se degrade (el ambiente en las colonias). Se está diseñando un fideicomiso con todos los desarrolladores de Reforma para abarcar hasta Circuito Interior, avenida Chapultepec, el cruce con Miguel Hidalgo para que las medidas de mitigación por la construcción de torres lleguen a todo ese tramo ya sea en movilidad o medio ambiente”, refirió el funcionario delegacional.

Loading...
Revisa el siguiente artículo